Opinión

Piénsalo dos veces: Aprovechar mejor

Las bombillas eléctricas se inventaron en la segunda mitad del siglo XIX y permanecieron en su diseño original casi sin cambios hasta fines del siglo XX, usando un filamento incandescente para iluminar, pero perdiendo mucha energía en forma de calor.

Lee: Piénsalo dos veces: Todo cuenta

Buscando eficiencia, estos focos se fueron sustituyendo por los llamados ahorradores, de sistema fluorescente, con ahorros de hasta el 80%. Con la tecnología LED, los focos aumentaron aún más su eficiencia y así, una habitación de los años 70 se iluminaba con un foco de 120W, en los dos mil con 30W y actualmente se puede iluminar con la misma intensidad con solamente 5W.

El ser humano, si se lo propone, puede hacer siempre mucho más con menos.

Hay padres que dicen no tener tiempo para su familia y otros que, por el contrario, valoran más el tiempo que pasan con sus hijos que el dinero que pudieran ganar estando lejos de ellos. Ambos tipos de padres tienen 24 horas por día, pero no las emplean de la misma forma. En cualquier actividad pasa lo mismo, unos aprovecharán su tiempo y otros lo derrocharán. Con los dones, podemos llegar a conclusiones semejantes.

Los focos LED son mucho mejores porque no desperdician su energía en producir calor, casi toda la transforman en luz, para eso han sido diseñados. De igual manera nuestra vida será más provechosa si descubrimos nuestra verdadera misión y nos enfocamos en ella y para eso nuestro discernimiento servirá para reflexionar constantemente en qué es lo que realmente vale la pena. Dedicarle tiempo a lo demás será un desperdicio.

Comentarios