Cardenal Norberto Rivera no promociona productos "milagro": fraude utiliza su voz generada por IA

Leer más
COLUMNA

In Principio Erat Verbum

Participación ciudadana: Vital para la democracia

Durante años nos hemos cuestionado sobre el cambio que generaría nuestra intervención en la vida política y social del país

20 mayo, 2024
POR:
Autor

Consultor en temas de seguridad, justicia, política, religión y educación. 

En 12 días se llevarán a cabo las elecciones más grandes de las que se tenga registro en México; y aunque lo he mencionado en artículos anteriores, considero que el momento que vivimos amerita que se haga hincapié en la trascendencia y significado de la participación ciudadana el próximo 2 de junio, pero también recordar que el compromiso debe ser todos los días.

Es cierto que en fechas recientes el involucramiento de la ciudadanía y de la propia sociedad han sido mucho más palpables, la población busca líderes dedicados, honestos y competentes, poco a poco la exigencia social ha comenzado a ganar terreno, sin embargo, aunque si bien es cierto que las instituciones gubernamentales tienen una amplia injerencia y responsabilidad en temas como la seguridad, la economía, la educación, y la salud, entre otros, también es necesario reconocer que como población debemos involucrarnos y proponer nuevos esquemas; no olvidemos que el trabajo en conjunto siempre rendirá mejores resultados.

¿Qué significa ser ciudadano?, ¿por qué es importante la participación social?, ¿cuál es la razón del énfasis en la importancia de la democracia? Probablemente las preguntas no tengan respuestas sencillas, sin embargo, de lo que sí estoy convencido es que ante un visible incremento de la violencia y la inseguridad el ejercicio del voto y la participación responsable se convierten en instrumentos que pueden transformarse en puntos de inflexión para permitirnos como ciudadanos exigir a los servidores públicos aquello que prometieron en campaña.

Durante años nos hemos cuestionado sobre el cambio que generaría nuestra intervención en la vida política y social del país, porque ¿de qué forma podríamos solicitar que nuestras demandas sean cumplidas cuando depositamos en otros la responsabilidad de la elección de los mandatarios? No olvidemos, aquella frase del filósofo romano, Marco Tulio Cicerón: “El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria un poder que pretende hacerse superior a las leyes”.

La participación y la responsabilidad política son temas que deben abordarse con seriedad y no solo cuando se trata de votar sino en todo momento; vivimos momentos decisivos para la democracia, hoy la diversidad en cuanto a la designación de espacios políticos ha permitido la visualización de nuevas perspectivas, y los jóvenes y las mujeres son cruciales; además hemos comenzado a comprender que los asuntos públicos no pueden ni deben continuar gestionándose de manera particular.

La participación social se ha convertido en un tema común abordado con frecuencia en los últimos años, no obstante, aún queda un amplio camino por recorrer, de lo que sí podemos estar convencidos es que ésta no se forja de un día a otro, requiere compromiso y voluntad permanentes.



*Consultor en temas de Seguridad, Inteligencia, Educación, Religión, Justicia, y Política.

*Si deseas recibir mis columnas en tu correo electrónico, te puedes suscribir a mi lista en el siguiente vínculo: http://eepurl.com/Ufj3n

Más artículos de autor: 15 de mayo, tareas pendientes




Autor

Consultor en temas de seguridad, justicia, política, religión y educación. 

Creatividad de Publicidad

NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal