Opinión

¿Cómo fue la relación de Jesús con sus discípulos?

Jesús inicia su ministerio (Mt 4,12-23)

Al enterarse Jesús de que Juan había sido arrestado, se retiró a Galilea, y dejando el pueblo de Nazaret se fue a vivir a Cafarnaúm, junto al lago, en territorio de Zabulón y Neftalí, para que así se cumpliera lo que había anunciado el profeta Isaías: Tierra de Zabulón y Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los paganos.

El pueblo que yacía en tinieblas vio una gran luz. Sobre los que vivían en tierra de sombras una luz resplandeció. Desde entonces comenzó Jesús a predicar, diciendo: “Conviértanse, porque ya está cerca el Reino de los cielos”. Una vez que Jesús caminaba por la ribera del mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado después Pedro, y Andrés, los cuales estaban echando las redes al mar, porque eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme y yo los haré pescadores de hombres”. Ellos inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Pasando más adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en la barca, remendando las redes, y los llamó también. Ellos, dejando enseguida la barca y a su padre, lo siguieron. Andaba por toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando la buena nueva del Reino de Dios y curando a la gente de toda enfermedad y dolencia. Palabra del Señor.

Comentario

El evangelio de San Mateo que leemos hoy nos narra el inicio de la vida pública de Nuestro Señor Jesucristo. De entre los datos que resaltan están los llamados que realizó a varios discípulos a orillas del lago de Galilea.

Así es como todos los evangelios marcan el inicio de la relación entre Jesús y sus discípulos. Cabe la posibilidad de que Jesús y los pescadores que llamó aquella mañana ya se conocieran de antemano puesto que al menos tres veces al año se organizaban caravanas desde Galilea para subir a Jerusalén.

Leer: ¿Cómo superaron los discípulos el miedo a la muerte? 

Ahora bien, podemos analizar cuál es el proceso de relación que los evangelios sinópticos, es decir el de san Mateo, san Marcos y san Lucas, nos proponen. La relación comenzó, como lo vemos hoy a orillas del lago en Galilea (Mt 4,18-22) y allí se desarrolló por un buen tiempo, algunos piensan que, al menos dos años, Jesús anduvo predicando en las diversas poblaciones de esta región.

En esta primera etapa de la relación Jesús actuaba y enseñaba; sus obras y sus palabras eran, en general, bien aceptadas y particularmente en sus discípulos causó buena impresión y hasta entusiasmo.

La segunda etapa de relación inició cuando Jesús les preguntó: “¿Quién dicen ustedes que soy yo?” (Mt 16,13-20) la respuesta de Simón Pedro a nombre de todo el grupo marcó el compromiso secreto de ver en Jesús al Mesías esperado y al Hijo de Dios.

Por su parte, Jesús profundiza la relación con ellos llevándolos a criterios distintos a los que habían aplicado hasta entonces, fue una etapa de relación un tanto difícil, y coincide con la subida a Jerusalén.

La tercera etapa fue una gran crisis puesto que inicia en la despedida del Señor en la Última Cena y concluye con la muerte y sepultura (Mt 26,17-27,66). Los discípulos, a su modo, llevaron su parte en la Pasión y Muerte del maestro.

La etapa final y madura de la relación está marcada por los encuentros con Jesús resucitado. El Señor glorioso sana la frustración y la culpa que sentían por haberlo abandonado y se convierten, a partir del don del Espíritu Santo, en testigos valerosos en Judea y más allá (Mt 28,1-20).

Comentarios