Opinión

Vacunas para todos, reto de la humanidad

Con gran entusiasmo se ha recibido en el mundo la noticia de que distintos laboratorios, algunos financiados por gobiernos y otros por la iniciativa privada, están descubriendo la vacuna para someter al COVID-19.

Pero a la mente nos vienen varias preguntas: ¿Serán a bajo costo?, ¿los laboratorios harán un negocio escrupuloso?, ¿los gobiernos las comprarán para los más pobres?, ¿qué pasará con los países en vías de desarrollo y los que viven con grandes índices de pobreza?

Son parte de las dudas que se amplían en estos tiempos de incertidumbre en los que vemos cómo los distintos países, ya sea desde el gobierno o la sociedad en general, adoptan medidas distintas para combatir esta pandemia.

Te puede interesar: El buen samaritano en los tiempos del COVID-19

No se puede dejar de mencionar que, durante estos meses de grandes dificultades, existen autoridades que han dado malas señales con sus acciones de gobierno. Sin importar su posición ideológica, populistas de izquierda y derecha, no han sido un buen ejemplo para sus gobernados, es momento que la lección de madurez y generosidad la den otros protagonistas.

Desde la visión de la la Doctrina Social de la Iglesia, hay que considerar que, por encima de cualquier decisión política y económica, debe de considerarse primero la dignidad de la persona humana, sin importar sus limitantes y condiciones.

Otro punto fundamental es la caridad. Recordemos el mensaje constante de los padres de la Iglesia y de los pontífices sobre la dimensión del amor al prójimo a grandes escalas; el egoísmo y la ambición nos carcomen si solo pensamos en obtener beneficios particulares, ahí también se vislumbra otro de los terribles males de la historia del hombre: la corrupción.

Por eso en estos momentos es sumamente importante hacer la lectura de una de las encíclicas sociales que han marcado el camino que deben seguir los políticos, empresarios y la humanidad, me refiero a “Caritas in Veritate” del Papa emérito Benedicto XVI.

Te puede interesar: Cuando los libros parroquiales fueron registro de vacunas

En el numeral 21 de dicho documento se nos recuerda que el desarrollo humano en estos tiempos no está peleado con la evangelización, el crecimiento de una nación es válido. “La ganancia es útil si, como medio, se orienta a un fin que le dé un sentido, tanto en el modo de adquirirla como de utilizarla”.

Existe una oportunidad histórica para que con el descubrimiento de la vacuna del COVID-19 se reivindique la humanidad con los que más han sufrido por sus condiciones de pobreza y exclusión.

La solidaridad puede estar presente y esa es una esperanza incluso de aprendizaje para las nuevas generaciones que están siendo testigos del comportamiento de los grandes actores de la sociedad.

Podemos también correr un riesgo, como nos marcan las enseñanzas de Benedicto XVI: “El objetivo exclusivo del beneficio, cuando es obtenido mal y sin el bien común como fin último, corre el riesgo de destruir riqueza y crear pobreza”.

Todo depende de que los dirigentes políticos tomen el papel de estadistas logrando la coordinación con empresarios, todos pueden ganar, aunque si hay que hacer un sacrificio que podrá quedar marcado como un ejemplo universal de amor fraternal.

Te puede interesar: COVID-19: Alimento Para Todos I.A.P ha beneficiado a 91,000 personas

A esto debemos subrayar que en un mundo globalizado y en comunicación permanente debemos poner énfasis en lo que también se nos menciona en el numeral 47: “La cooperación internacional necesita personas que participen en el proceso del desarrollo económico y humano, mediante la solidaridad de la presencia, el acompañamiento, la formación y el respeto”.

Al mundo no le conviene que la pandemia siga propagándose, los responsables de hacer y promover las vacunas tienen una gran tarea, debemos acompañarlos, no ser estáticos, ser promotores de una “Cultura del Encuentro” como el Papa Francisco constantemente nos recuerda.

Busquemos sensibilizar al prójimo de la importancia de cuidarnos, realizar acciones preventivas y ser profetas permanentes de la caridad. Eso si está en las manos de todos.

*El Mtro. Guillermo Torres Quiroz es Director de la Red de Comunicadores (REC) y analista político.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

 

Comentarios