Opinión

Un médico entre exorcistas

Como médico, fui formado con ese pensamiento crítico profesional que deja de lado la subjetividad para basarse sólo en elementos comprobables; sin embargo, Dios ha querido que forme parte del Equipo de Auxiliares de Sacerdotes Exorcistas de la Arquidiócesis de México. Esto, ya desde hace tres años aproximadamente.

Durante este caminar en el Ministerio de Exorcismo, mi profesión se ha podido fusionar con la evangelización continua y activa de todas aquellas personas que acuden conmigo a consulta, independiente de que sufran o no una acción extraordinaria del maligno. Me queda claro que, como médico católico, debo llevar el mensaje salvífico de Jesús a todas partes.

En el Ministerio de Exorcismo es fundamental el papel de profesionales en ciencias médicas, principalmente para aportar en el discernimiento de situaciones físicas, psicológicas o psiquiátricas, puesto que actualmente éstas van en aumento.

El médico actúa como herramienta técnica y científica, y es fundamental porque, a través de su exploración física, la historia clínica y los diferentes estudios de laboratorio y gabinete, llega a detectar enfermedades que no tienen nada que ver con asuntos de posesión, como son las enfermedades crónico-degenerativas (cáncer, enfermedades genéticas , etc.).

Y en caso de no diagnosticar ninguna enfermedad, el sacerdote podrá tener con mayor facilidad la certeza moral de una posesión.

Es muy frecuente pensar que la fe y la razón no pueden caminar juntas; sin embargo, Dios nos ha mostrado que ambas visiones no sólo se complementan, sino que es imposible separarlas, por absurdo que parezca.

Este Ministerio de Exorcismo es un ministerio de caridad y misericordia que me ha hecho ver la medicina con estas dos perspectivas, y entender el amor que Dios nos tiene a sus hijos a pesar de nuestras miserias, ya que justo ahí, en la miseria, es donde se derrama su misericordia. ¡A Jesús por María!

*El autor es Cirujano Estético con maestría en Ingeniería Biomédica y especialidad en Ingeniería de Tejidos; también es especialista en psicopatología, medicina estética y longevidad.

Lee: 5 formas de enseñar a los niños a distinguir entre el bien y el mal