Opinión

Sacerdotes, promuevan el mensaje del Papa sobre medio ambiente

El Papa Francisco en sus encíclicas Laudato sí (2015) y Fratelli Tutti (2020) advierte sobre el deterioro de la naturaleza y la necesidad de cambiar nuestro estilo de vida, para vivir en armonía con ella y respetar la creación. De no hacerlo se pone en peligro la vida en el planeta.

En esa misma línea, la ONU acaba de dar a conocer el informe Hacer las paces con la naturaleza donde advierte que los seres humanos  están haciendo de la Tierra un planeta cada vez es más inhabitable. Esto por el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación.

Para la ONU, si no se deja de dañar a la naturaleza como se ha hecho hasta ahora, lo que viene son cada vez más fenómenos meteorológicos extremos, aumento del nivel del mar, pérdida dramática de plantas y animales, inseguridad alimentaria y de agua, y una creciente probabilidad de futuras pandemias.


Puedes leer: ¿Qué dice la Iglesia sobre el cuidado del agua?

La ONU, como el Papa, llama a la urgente necesidad de hacer cambios profundos y rápidos que terminen, entre otras cosas,  con el uso de combustibles fósiles, estrategia que ahora asume el gobierno de México en contra de todas las recomendaciones internacionales.

“Sin la ayuda de la naturaleza, no prosperaremos ni sobreviviremos” y “la emergencia es, de hecho, más profunda de lo que pensábamos apenas unos años atrás”, advierte el secretario general de la ONU.

El reporte plantea que con relación al medio ambiente “no hay ya tiempo para el pensamiento lineal o para abordar los problemas uno a unos. El enfoque debe ser integral. Ya no hay tiempo para actuar de otra manera.

Los científicos, dice el documento,  deben informar a sus gobiernos de la dimensión de los riesgos ambientales y recomendar políticas públicas específicas. Apoyar políticas equivocadas socava le credibilidad de la ciencia.

El texto también plantea que los países y sus gobiernos valoren la naturaleza, su conservación,  y no solo el indicador del Producto Interno Bruto (PIB), para valorar lo bien que está la economía.

Una economía que crece a cambio de la destrucción de la naturaleza no es sostenible. La nueva economía debe desarrollarse a partir de actividades productivas sustentables.

Esto requiere cambios profundos por parte de las personas, los gobiernos y la actividad económica. No deben verse como sacrificios o límites sino como la única posibilidad de garantizar el futuro de la humanidad.

Para sostener su posición el documento ofrece datos que los especialistas califican de “aterradores”. Entre ellos: 9 millones de personas mueren cada año a causa de la contaminación;  un millón de las ocho millones de especies de plantas y animales que existen en el planeta están amenazadas con la extinción.

Más de 400 millones de toneladas de metales pesados, lodos tóxicos y otros desechos industriales se vierten cada año en las aguas del mundo. Solo 15 % de los humedales el mundo permanecen intactos y 3,000 millones de personas están siendo afectadas por la degradación de los suelos.

El 60 % de las poblaciones de peces se pesca a niveles máximos y 400 “zonas muertas” se reportan en el mundo, es decir, regiones del océano donde los niveles de oxigeno son bajos debido a la contaminación.  Y desde 1980 diez veces ha aumentado la contaminación por plástico en el mar.

A través de sus encíclicas y de muy diversas intervenciones,  el Papa Francisco se ha convertido en un líder mundialmente reconocido por su lucha a favor del respeto a la creación y la promoción de un estilo de vida, nuevo y diferente, que garantice la sustentabilidad en el planeta ahora en riesgo.

Las iglesias locales y sus obispos, pero también los sacerdotes en sus parroquias, deberían promover de manera insistente el mensaje del Papa de respeto a la creación y hacer realidad su invitación al cambio de nuestro estilo de vida. Deben ser temas centrales de la predicación, para educar y crear conciencia, y también la invitación a realizar acciones a favor de la naturaleza.

 

Twitter: @RubenAguilar

Rubén Aguilar Valenzuela es profesor universitario y analista político.

 

Puedes leer: Resumen de Laudato si’, la encíclica del Papa Francisco sobre ecología