Opinión

Paz sin fronteras

“Paz es el nombre de Dios”, así lo define el fundador de la Comunidad de Sant’ Egidio, Prof. Andrea Riccardi, quien ha trabajado incansablemente para continuar con el legado del “Espíritu de Asís” que san Juan Pablo II encomendó a la Comunidad de Sant’ Egidio y que, desde octubre de 1986, se sigue haciendo cada año en diferentes países de Europa. Es un Encuentro de Religiones y Culturas en Diálogo donde diferentes líderes religiosos, políticos, hombres y mujeres de buena voluntad de todo el mundo, se dan cita para participar y buscar la paz para el mundo entero.

En México, este año se llevará a cabo la Tercera Edición del Encuentro Religiones y Culturas en Diálogo “Paz sin Fronteras”, donde se abordarán temas de actualidad para nuestro país y el mundo, como migración, la participación de las mujeres en la construcción de la paz y la importancia de la oración en la raíz de la paz. Hablar de paz en México puede resultar un reto, ya que escuchamos constantemente noticias que van desde desapariciones, asesinatos, construcción de muros, criminalización de las caravanas de migrantes, trata de personas, por decir lo menos. De ahí la urgencia de encontrarnos no para evidenciar la violencia, sino para proponer soluciones concretas desde las distintas perspectivas de la sociedad en México, propuestas que susciten iniciativas de reflexión y compromiso.

Hablar de paz hoy, nos invita a revisar la historia reciente para no repetir errores u omisiones, recordando que siempre hay posibilidades de cambio, como la caída del Muro de Berlín, algo que podría ser para muchos impensable, evento que trajo en sí mismo esperanza y nuevos retos de entendimiento y comunicación.

Fue la oración por la paz de tantos hijos e hijas de Dios la que contribuyó a acelerar
esa caída. Además, la historia bíblica de Jericó nos recuerda que los muros caen
cuando son “asediados” con la oración y no con las armas, con los anhelos de paz y no
de conquista, cuando soñamos con un futuro bueno para todos. Por eso es necesario
rezar siempre y dialogar en la perspectiva de la paz: ¡los frutos vendrán! No tengamos
miedo, porque el Señor escucha la oración de su pueblo fiel.
Mensaje de su Santidad el Papa Francisco a la Asamblea Inaugural
del Encuentro Religiones y Culturas en Diálogo “Paz sin Fronteras”.

También pensemos en la lucha por cuidar la casa común y cómo las mujeres influyen en la construcción de la paz. La joven, o mejor dicho la adolescente sueca Greta Thunberg, ha denunciado el calentamiento global y el riesgo que este implica, logrando movilizar a cientos de miles de jóvenes a tomar conciencia y llamando la atención de gobiernos y empresarios para accionar en favor del mundo. Ningún esfuerzo es poco, por eso hablar de paz es un imperativo en nuestro tiempo.

Sin embargo, hay quien prefiere seguir actuando como hasta ahora y no hacer nada porque están convencidos que hablar de paz no cambiará la situación, ya que siempre hay guerra, violencia y contaminación (en todos sentidos), algunos piensan que la humanidad es así, y es parte de su naturaleza.

Esta posición no es atribuible a la mayoría de las personas y menos aún a las nuevas generaciones, estoy convencida que la oración de niños, jóvenes, adultos y ancianos ayudará a derribar los muros de la indiferencia y del odio, la contribución comprometida de hombres y mujeres de todo el mundo ayudará a construir un mundo en donde el respeto al otro, el diálogo y la inclusión sean el pasaporte para un mundo de paz sin fronteras.

El encuentro Religiones y Culturas en Diálogo, Paz sin Fronteras es un evento abierto a todo aquel que quiera participar en la construcción de la paz, te esperamos el domingo 27 de octubre a partir de las 10:00 H, en el “Auditorio Javier Nguyen Van Thuan”, ubicado en la calle de Pedro Luis Ogazón No. 56, Col. Cardenal Francisco Guadalupe Inn, C.P. 01020, CDMX.