Política trascendente

Mentiras detrás de la despenalización del aborto en Veracruz

En menos de una semana, de manera sorpresiva, el Congreso de Veracruz dio trámite a la despenalización del aborto hasta la semana 12 de gestación. En sólo tres días desahogaron la presentación de la iniciativa, la dictaminación en comisiones y la votación en el pleno.

Prácticamente sin debate, sin opinión de especialistas en derechos humanos, en medicina o en derecho, aprobaron, al parecer por consigna, la modificación penal para permitir que el aborto se realice libremente en las primeras 12 semanas de gestación.

Otros artículos del autor: La Corte y la Vida


La argumentación a favor de que se aprobara la modificación legal estuvo plagada de sofismas y medias verdades. Se habló de proteger la vida de las mujeres que abortan, y con ello reducir la mortalidad materna; pero en el estado de Veracruz, el 92.7% de las muertes maternas no tienen que ver con el aborto. La hipertensión gestacional, hemorragias y padecimientos previos al embarazo, suman más del 70% de las causas de esa mortalidad.

La pregunta que se hace es: ¿Dedicará el gobierno estatal, recursos de salud pública para realizar abortos, cuando existen tantas necesidades de salud en ese estado? ¿A tanto llega la ideología, que ciega los argumentos, la lógica, la práctica médica y a los derechos humanos?

La Constitución del Estado de Veracruz, en el artículo 4o, dice que el Estado garantizará el derecho a la Vida desde la concepción y hasta la muerte natural, como valor primordial para el ejercicio de los demás derechos, pero a los legisladores que votaron a favor parece que no les importa el orden constitucional ni los derechos humanos.

Otros artículos del autor: El matrimonio, ¿ya no existe?

Otro argumento que usaron fue que no es justo que las mujeres que sufren un aborto voluntario o involuntario, terminen en la cárcel; pero este es otro argumento mentiroso, pues en el Estado de Veracruz ya no existía la pena de cárcel para la mujer que aborta, por lo que no existe una sola mujer en la cárcel por aborto.

Una diputada local que defendió la iniciativa de aborto, dijo que ella está a favor de la vida, pues defiende la vida de las mujeres que abortan, para que eviten riesgos en su salud al cometer el aborto; pero, esta diputada demuestra con su argumento que solo está a favor de la vida a la mitad, pues no defiende toda vida humana, sólo una parte.

Estar a favor de la vida es defender toda vida humana, la de la mujer embarazada, y la del ser humano en gestación, en este caso. Defender sólo una vida a costa de la otra que entra en conflicto en el caso del aborto, no puede ser nunca una posición a favor de la vida.

Es como si en una guerra, la Cruz Roja, tan famosa institución por cuidar la vida aun en situaciones tan extremas como la guerra, sólo se dedicara a atender a los heridos de un bando, no sólo abandonando, sino matando a los del otro bando, para “evitar que le hagan daño a los de su bando”, ¿Qué institución de salud podría hacer eso y decir que está salvando vidas?

Otros artículos del autor: ¿La eutanasia es muerte digna?

Ojalá que la sociedad veracruzana, y de todo el país, convierta en letra muerta este tipo de leyes injustas para el ser humano, y que el dinero público no sea usado para cortar vidas humanas, como se ha estado haciendo desde hace años en la capital del país.

*Jesus Valdez de los Santos es Coordinador de la Comisión de Justicia y Paz de la Arquidiócesis Primada de México.

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

Comentarios