Opinión

La guerra y los patriarcas de la Iglesia ortodoxas de Rusia y Ucrania

En la tradición histórica de las Iglesias ortodoxas, en sus distintas versiones, ha estado siempre presente una postura nacionalista, al tiempo que mantener una relación muy cercana con el poder político. Se definen como iglesias nacionales y parte de la identidad de sus naciones.

La invasión a Ucrania que ordenó el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha hecho patente las distintas posiciones de estas Iglesias expresadas por sus cabezas, el patriarca de Moscú y de toda las Rusias, Kirill, y el patriarca de Kiev, Epifanio.

Al inicio de la guerra, en su homilía dominical en la catedral de Cristo Salvador, el patriarca ruso calificó a los ucranianos que se oponen a la invasión como “fuerzas del mal” bajo el pretexto de que Rusia y Ucrania son un mismo pueblo.


En esa misma ocasión planteó que “no debemos permitir que las fuerzas oscuras externas y hostiles se burlen de nosotros” y pidió rezar por “el restablecimiento de la paz” y las relaciones de “buena vecindad”.

Nadie puso en duda, a pesar de su retórica retorcida, que su posición era en apoyo a la invasión. Se conoce y es pública la estrecha relación entre el patriarca y el presidente ruso. En 2012 dijo que la presidencia de Putin es “un milagro de Dios”.

En diversas ocasiones ha justificado la represión policial de las manifestaciones de la oposición y también ha bendecido las armas del Ejército en las guerras que sostiene el régimen ruso.

La declaración de Kirill provocó la reacción en contra de diversas iglesias ortodoxas, incluidas algunas que son parte del Patriarcado, y tomaron distancia de lo dicho por el patriarca.

A partir de 2019, en Ucrania existe una Iglesia ortodoxa autónoma, con 7,000 parroquias, reconocida por el Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. Su cabeza es el Patriarca de Kiev, Epifanio.

En Ucrania también está presente una Iglesia ortodoxa que es parte del Patriarcado de Moscú. Es la mayoritaria y tiene 12,000 parroquias.

La posición del patriarca Epifanio ha sido clara en condenar la invasión y en apoyo a la resistencia, para hacerle frente. Y también ha manifestado su apoyo a la lucha que encabeza el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky.

Quien ahora está en una posición muy difícil es el metropolitano de Kiev, Onufriy Berezovsky, cabeza de la Iglesia ortodoxa de Ucrania fiel al Patriarcado de Moscú.

Él, en contrario de Kirill, condenó enérgicamente la invasión rusa e interpeló directamente a Putin, pidiéndole el fin inmediato de la “guerra fratricida”.

También ha llamado a Kirill, de quien depende, para que ayude a resolver el conflicto. Aunque no lo enfrentó por apoyar la invasión.

Los creyentes ucranianos de la Iglesia ortodoxa, que es parte del Patriarcado de Moscú, han reaccionada en contra de la postura del patriarca Kirill.

¿Qué puede pasar en el futuro cercano? Se habla de una rebelión de la Iglesia ucraniana fiel a Moscú en contra del patriarca Kirill. El descontento crece todos los días.

Ya hay diócesis de Ucrania que como parte de su desacuerdo han dejado de mencionar a Kirill en los actos litúrgico. Es un tema relevante dentro de las Iglesias ortodoxas.

Sacerdotes de manera pública, en sus homilías y en las redes sociales, han expresado que Kirill: “Nos defraudó y ya no es nuestro patriarca, no podemos confiar en él”.

Diversas diócesis en Ucrania, parte del Patriarcado de Moscú, han manifestado su intención de independizarse de la Iglesia ortodoxa rusa.

Algunos obispos de proponen convocar a un consejo con el fin de tomar una decisión que los encamine a abandonar su histórica relación con la institución liderada por Kirill.

Habrá que ver como se desarrollan los acontecimientos, pero una real posibilidad, en la medida que se prolonga la guerra y Kirill se mantiene fiel a Putin, es que la Iglesia de Ucrania, parte del Patriarcado de Moscú, rompa con él. Ya se verá.

 

 

Twitter: @RubenAguilar

Rubén Aguilar Valenzuela es profesor universitario y analista político.

 

Más de este autor: El conflicto histórico entre las iglesias ortodoxas de Rusia y Ucrania