Opinión

La defensa de la Vida nunca se detendrá

En estas últimas semanas la conversación en la mesa, con los amigos, en twitter, los noticieros y por todos lados era sobre la elección presidencial en EUA. La gran mayoría de la gente tenía muy en claro, según su juicio y posturas ante la vida y la política, quién debía ganar las elecciones… ya sea por la estabilidad económica, por su postura demócrata o republicana, por las inversiones internacionales que se reflejarían en otras naciones, por las habilidades administrativas de cada candidato o por su postura en cuanto al aborto.

Estas elecciones nos han ayudado a comprender que los políticos y sus intereses, y la ciudadanía y sus necesidades, deben estar alineadas en un mismo proyecto para perseverar como nación y buscar el bien común. Trabajar en conjunto permite tener una imagen más completa sobre las problemáticas por resolver, pero de igual manera permite construir soluciones reales con métricas y objetivos.


Te puede interesar: No hablen por todas

A pesar de que aún no sabemos con total certeza quién ganó las elecciones, sí podemos hablar de un despertar de la ciudadanía y su participación en la política. El porcentaje de participación electoral de estas elecciones fue de alrededor del 67% de los ciudadanos elegibles para votar de acuerdo a la estimación preliminar que lanzó The New York Times y CNN.

La gente sale a votar cada vez más convencida de que su voz y voto importan para los temas nacionales y locales concernientes a su patria, lo cuál obliga a los candidatos a ser más cercanos a la ciudadanía, a escuchar sus problemáticas y proponer soluciones qué sólo se podrán resolver si se trabaja en conjunto.

Esperemos que la administración y el presidente que quede a cargo de la nación estadounidense, proteja la vida de todos los ciudadanos, en especial la de los más vulnerables. Y si fuera por agendas políticas o intereses personales que sigan promoviendo el aborto, entonces, mostrar la gran resistencia que la causa provida a demostrado con el paso de los años.

Porque ser provida no significa depender de un alto cargo para lograr que se vele por la vida de los más inocentes. Esa es la exigencia que se ha hecho y siempre se hará a nuestros políticos, el resto es trabajo en coordinación con asociaciones, empresas y demás ciudadanos para darle la mano a tantas mujeres que enfrentan a embarazos inesperados.

Somos los ciudadanos quienes marcan el rumbo de una nación. Con nuestro trabajo diario y silencioso, pero con acciones contundentes y dirigidas es cómo se traza la historia de las personas, de las familias y de las naciones.

El primer paso era salir a votar, cumpliendo con la obligación y el derecho de todo ciudadano. Pero la labor no termina ahí, sólo marca el inicio de una democracia y el camino por recorrer.

Te puede interesar: Los 4 puntos en los que todo provida debe coincidir

Fortalezcamos a las instituciones no gubernamentales para que se vuelvan grupos de consulta, invirtamos en jóvenes para que las universidades tengan investigación y datos que aporten a la toma de decisiones y si tu camino es ser empresario, genera políticas que ayuden a las mujeres a desarrollarse profesionalmente, pero que también puedan disfrutar de su maternidad.

*Alison González es vocera de la organización Pasos por la Vida.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Los textos de nuestra sección de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

Comentarios