Opinión

Las obras de misericordia

DE LAS 7 OBRAS de misericordia corporales, parecería que la última tiene como destinatario único el cuerpo inerte de todo hombre o mujer, pero enterrar a los muertos no está mandado solo por elemental sentido de solidaridad y atención a quien en vida tuvo nombre y lugar preciso, su sentido se extiende -además- a acompañar a los dolientes y ayudar a superar la situación que ordinariamente nos llena de tristeza…

EL RECUERDO VUELVE una y otra vez -espontáneo ante cada defunción- y me llena el corazón de una enseñanza perenne: en tiempos en que los velorios solían ser más en casa que en capillas funerarias, mi padre solía llevar una tremenda bolsa de pan dulce a los deudos, una bolsototota que no siempre era frecuente en casa (más bien era bolsota de bolillos) a pesar de que éramos diez los hijos tragones…

Y LA RAZÓN PRÁCTICA y muy humana del gesto de mi padre derramaba simpleza por donde se le viera: “Mira -decía don Juan- uno nunca sabe qué penurias y gastos hubo antes de la muerte, y para que la familia del difunto tenga algo qué ofrecer a los que vienen al velorio y no se vean en tantos apuros”; ¡tal era su forma de vivir la séptima obra de misericordia corporal!…

DE LAS 7 OBRAS de misericordia espirituales, la última tiene como camino concreto la oración por los vivos y los difuntos, pues la vida actual y la eterna, también nos unen e igualan a ricos y pobres, a letrados e ignorantes, a santos y pecadores; que nadie se sienta ni exento ni extraño al actuar con misericordia en hecho tan común a todos los mortales…

Leer: Hermosa tarea, inculcar ideales en los niños

TAMBIÉN LLEGA el recuerdo de lo que hacíamos al término de cada comida en mis primeros años de seminario, que luego de alimentar el propio cuerpo y sentir el alivio que dan vitaminas, minerales, agua, proteínas, azúcares, carbohidratos, y todo lo contenido en sopa-guisado-frijoles (no, no alcanzaba para un postrecito), y además de dar gracias a Dios por su providencia, terminábamos con un sencillo responso: “¡Que todos los fieles difuntos -por la misericordia de Dios- descansen en paz, amén!…

AQUEL INHUMANO -no, aunque ya lo mención no creo que exista- que se quede indiferente y ajeno a lo que todo hijo de Eva ha de vivir, no merecería siquiera haber nacido; y justamente porque juzgo que no hay corazón tan frío y tan de piedra (¿o de plástico no reciclable?) también me atrevo a afirmar que el camino de la salvación pasa por el camino de la profunda solidaridad humana que prácticamente es misericordia divina…

PERO ANTES DE llegar a practicar las dos últimas obras de misericordia, tenemos la justificación y posibilidad de entrenarnos en las anteriores: dar de comer, ofrecer un consejo, perdonar las ofensas, visitar a enfermos y reclusos, son ensayo para que las últimas en la lista sean más auténticas y nos abran el paso a la eternidad…

MUY HABITUAL ES solicitar en la parroquia o templo que frecuentamos, una misa en sufragio de los hermanos que ya han muerto, pero puede ser también algo muy familiar y cercano que al concluir los alimentos también nos mostremos solidarios y cercanos con quienes ya nos precedieron, que a fin de cuentas ¡para allá vamos!…

EN PASADOS DÍAS he podido experimentar la cercanía y afecto de tantos que conocieron a mi hermana María del Carmen, que como religiosa contemplativa entregó su vida y cualidades en la Orden de la Inmaculada Concepción, en donde -además- tomó el nombre de Beatriz y con el título “del Espíritu Santo” quiso vivir bajo su influjo y su gracia; ella falleció el pasado viernes 24 de enero y de ahí, por misericordia de Dios, sin duda a su presencia…

Leer: Los hijos crecen

LAS PALABRAS SUELEN quedarse cortas cuando se trata de expresar nuestros sentimientos, pero hay una que no falla, y aunque la aprendí de chamaco, hace diez años pude profundizar en ella con especial tónica: ¡Gracias!; es la misma palabra que le damos al Sacramento de nuestra fe y que en griego se dice “Eucaristía”; en efecto, agradeciendo a Dios tanto que ya nos da, no quedaremos ni perdidos ni extraviados…

HAY VÍNCULOS QUE con la distancia o con el tiempo se van haciendo más fuertes y profundos, sobre todo si la fe alimenta e ilumina; siento que me está sucediendo así pues el hecho de la victoria de Jesús sobre el pecado y la muerte, aleja todo rastro de pesar y desconsuelo; y lo he experimentado tantos con mis padres como con otras personas a las que me ha unido la fe y el afecto: ahí siguen, ahí están, en la Vida…

Y CON EL AFECTO y el cariño total -y en total tono de gratitud a Dios- con el recuerdo vivo e iluminado por la fe, para mi hermana Sor María del Carmen Beatriz del Espíritu Santo, escribí los siguientes renglones a modo de oración: Te vas y ni un “adiós” ni un “hasta luego”/ te vas a paso lento y de puntitas; / te vas y solo dejas -¡apenitas!- / enorme anhelo / de alcanzarte / allá en el cielo, ¡Amén!…

Comentarios