Opinión

La ventaja de las diferencias, la riqueza de los complementarios

ME ENVIARON UN VIDEO –vía whatsapp- diciendo que eran imágenes que me dejarían sin palabras; de plano no lograron dejarme ni mudo ni silencioso y ahora comento algo al respecto, no sin antes decir que dialogué con una par de mujercitas sobre la maravillosa cualidad de todas ellas para hacerse omnipresentes -y plenidominantes- en cualquier ámbito humano, o sea: cuando dos mujeres hablan, bien pueden durar toda una eternidad…

POR EL CONTRARIO, los varones echamos mano de la fuerza del músculo, de la agresividad cerebral, de la argucia política, del sudor y la sangre, y hasta del silencio estratégico para enfrentar retos y problemas, para asumir el rol dominante, para ver que nuestros chicharrones truenen…

QUE VIVAN LAS DIFERENCIAS y la complementación, que viva lo múltiple y la unidad, que se respeten los gustos (siempre opcionales) y que se apruebe lo mejor para todos (siempre necesario), que haya de dónde escoger (y se escoge entre dos bienes, no entre un bien y un mal) y que todos elijan en libertad y respeto…

PONTE MUY ABUSADO porque jamás faltarán los que quieran darte gato por liebre, los que te venden los ojos para que te vendan –y les compres- a ciegas, los que te mareen con dos argumentos porque son incapaces y les da miedo mostrarte toda la verdad, los que se escondan tras las faldas de la democracia pero estén empuñando la espada de la dictadura…

NO HAY ESCENA más linda en todo este planeta que cuando un hombre y una mujer asumen sus diferencias y se complementan en diálogo y afecto hasta llegar al silencio y la ternura, o cuando un varón y su dama enarbolan el reto de la vida y la plenitud, o cuando los quijotes y sus respectivas dulcineas vuelven a derrotar molinos y molineros o moledores, o cuando se reconcilian reaceptándose y requeriéndose una vez más (si, así están bien las dos palabrotas anteriores)…

LAS IMÁGENES QUE VI son del planeta Marte y fueron captadas en alta definición por una nave enviada desde 2005; indudablemente son hermosas e inusitadas, comprensibles e inquietantes; me han provocado algunos pensamientos y palabras: en tales fotografías se deja ver una inmensa soledad (¡no hay nadie!) y una infinita presencia -¡exacto!-, la del Autor de esos horizontes y los que nos falte por descubrir…

OBISPOS DE TODO EL MUNDO están reunidos en Roma, en el Sínodo sobre Amazonia; sin duda el evento se llenará de fotografías y datos que provienen de la vastedad verde que no se deja atrapar por fronteras de nueve países que abarcan la región, ni se agota en la infinidad de especies de fauna y flora que ni siquiera se han clasificado; menos se agota en la diversidad de pueblos y comunidades que han tenido -¡siempre!- por casa propia toda la selva…

EN TALES IMÁGENES amazónicas (que no son sino botón de muestra de lo que abunda en cada rincón del planeta) se deja entrever una múltiple presencia -¡la del hombre!- y una mano indiscutible, la de su Autor y Dueño: Dios Bendito y Misericordioso que de modo admirable hizo al hombre a su imagen y semejanza (¡qué sabroso volver a constatar que todos tenemos el mismo origen!)…

HEMOS PODIDO LLEGAR al planeta rojo y seguiremos más allá –no hay duda- para conocer esos paisajes y todo su contenido, para explicarnos su origen y sus procesos, y seguiremos llegando a las metas que tenemos al alcance de la mano –en el ámbito planetario-, pero unas y otras hemos de abordarlas con una amplitud de miras y con una inteligencia marcada siempre con el corazón profundamente humano, es decir, con toda la experiencia y capacidad acumulada tras tantos aciertos y tantísimos errores…

LA FUERZA FÍSICA del varón que manifiesta su valentía y arrojo, la habilidad verbal de la mujer que es expresión de su capacidad presencial, el corazón y la inteligencia de ambos, son ingredientes necesarios en todo presente, en todo futuro, en todo lugar, en toda institución y pueblo; por eso agradezco a las dos mujercitas que me dieron pauta para compartir estos pensamientos e inquietudes…

GUARDARÉ SILENCIO –me hace falta- y me dispongo a preparar un buen chocolatito caliente, aderezado con hierbabuena y ruda de mi huerto particular en macetas, y sus nombres evocan cómo lo que parece contrario termina por complementarse sabrosa y sana/mente (¡épale!, hasta bonita salió la diagonal)…

Leer: Profundiza y vive tu fe