Opinión

Ángelus dominical: Las cosas nuevas

PARA QUE ALGO NUEVO resulte de verdad bueno -¡y en ciertos casos hasta muy bueno!- creo que se debe cumplir al menos uno de los dos requisitos siguientes: o que lo haga Dios mismo, o que lo hagamos de acuerdo a la voluntad de Dios…

ME VAN A DISCULPAR si al primer sorbo ya me empiné todo el vaso de un jalón, pero no encontré otro modo de iniciar estas líneas, y menos ante la multitud de acciones y omisiones que se vienen efectuando en los más variados ámbitos de nuestro mundo y que ponen en riesgo la vida, la dignidad, la paz y la integridad de tantos hijos de Eva…

NO ESTUVE AL MARGEN de algunos pormenores en el inicio del nuevo gobierno del vecino del norte, y aunque hayan aludido a Dios Omnipotente, y aunque fueron varias las oraciones que se le dirigieron, y aunque la Biblia formó parte del protocolo en el juramento, no puede decirse sólida la afirmación de que todo será según la voluntad de Dios, pues aquí bien se aplica aquello de que “del dicho al hecho, hay mucho trecho”…


HECHAR MANO DEL sentido común y la cortesía, así como de la sensatez y los buenos modales, ya hablan mucho de cualquier persona y más de quien se dice y se afirma como autoridad; lo contrario escalará por la prepotencia, la mentira, el abuso, el doble lenguaje, y patinará hasta llegar a la bajeza, la autodisculpa, la desfachatez, la vanagloria, y no parará hasta llegar al cinismo, la patanería y la tozudez…

LAS COSAS NUEVAS no siempre son las mejores, pero nos dan la impresión de serlo; las cosas nuevas pueden no estar probadas del todo, pero nos dan sensación de actualidad; las cosas nuevas se venden más caras por razones obvias, pero lo que ha sido probado y curtido por el tiempo (lo añejo) luego resulta de más valor que lo reciente; las cosas nuevas nos ayudan a presumir, las cosas viejitas luego nos dan pena…

VUELVO A MI ARGUMENTO inicial y repito que lo nuevo de verdad es bueno si está hecho por Dios (una nueva vida o un amanecer), o si está hecho por el hombre pero de acuerdo a su voluntad (una noble medicina, un invento bien usado, la música, la poesía, etc.); y que no quede duda de cual es la voluntad divina y que está expresado en 1 Tim 2,3-4: “Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad”…

TENGO UN VECINO que a todas luces le patina el coco (así se decía en aquel entonces) o que no le gira la ardilla (así se dice ahora), y que asegura que Dios le habla y pide tal y cual: yo lo escucho un rato muy breve y luego le invito una fruta o unas galletas y se queda contento; pero hay otros no tan vecinos que saben disimular sus intenciones torcidas y andan embaucando al que se deja con supuestas revelaciones, sueños, profecías, interpretaciones, (me ahorro añadir etcétera), y que además buscan quien los contradiga como para aferrarse más a su necedad (¡pobres!, dan patadas al aire)…

LA SEMANA QUE YA concluyó vio circular (en estos entornos citadinos, en los nacionales y en los globales) dimes y diretes, chismes y habladurías, opiniones y críticas que nacieron de puntos de vista concretos y se quedaban en la vista abstracta de un solo punto, sí, así como quien está ido y no deja de trolear…

TAMBIÉN CIRCULARON discursos y mensajes, recomendaciones y consejos, noticias e informes, inventos y descubrimientos, que son fruto de la experiencia y la investigación, de la buena voluntad y la cordura, de la esperanza y la solidaridad: ¡como luces que brillan en medio de tanta tiniebla!, ¡como para abrir los ojos a tanta belleza y bondad!, ¡como si fueran extensión del Evangelio!…

RÁPIDO Y VELOZ menciono tres hechos reseñados esta semana (sin duda hay muchos otros) y que sirven de muestra: el martes 19 se divulgaba que dos jóvenes queretanos crearon un artefacto para transformar el bióxido de carbono (CO2) en sales reutilizables; el miércoles 20 el discurso de Joe Biden fue buenamente aplaudido por propios y extraños (entre ellos yo me cuento), el jueves 21 se anunció la eficacia de un fármaco que ayuda a prevenir el COVID-19 y su nombre parece trabalenguas: bamlanivimad…

NO ME GUSTA indagar en vidas ajenas, pero si yo te preguntara sobre las cosas buenas y bellas que has vivido en la semana que acabó, seguramente de pronto pondrías cara de sorpresa suponiendo que todo ha sido feo y caótico; pero si le escarbas descubrirás que las buenas noticias comienzan siempre en un entorno familiar afectuoso, en la buena voluntad que no hace ruido, en la cercanía honesta de quien pretende servir a los demás y se queda muy lejos de servirse de los demás…

SÉ QUE NO TE GUSTA -tampoco- inmiscuirte en hechos que no te incumben, pero lo que ahora te digo verás que también te corresponde: la señora María Reyes (¡nació el 6 de enero!) fue madre de dos colaboradores añejos de este medio (Roberto y Vladimir), y el pasado miércoles terminó su vida en este mundo para iniciarla en la Eterna Presencia de Dios, nuestro Padre; solo te comparto que fue un feliz acontecimiento vivido en la fe y la gratitud, dos elementos que nos conectan directamente a Dios (que todo lo hace bien) y a tantos que buscan hacer las cosas bien (según la voluntad de Dios, claro está)…

 

Puedes leer: La vida sencilla

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios