Sabías que
rmb

¿Qué relación hay entre la cruz de san Benito y los exorcismos?

Aunque portar esta medalla no es parte del Ritual Romano de Exorcismos, muchos sacerdotes exorcistas la portan. Aquí te decimos la razón.
En la medalla de san Benito está acuñada la cruz, signo de los exorcismos.
En la medalla de san Benito está acuñada la cruz, signo de los exorcismos.

Al igual que el padre Andrés Esteban López, muchos sacerdotes exorcistas acostumbran llevar una medalla de san Benito cuando practican un exorcismo. Aunque el portar esta medalla no es parte del Ritual Romano de Exorcismos, el padre Andrés señala que lo que sí se pide al sacerdote es protegerse a sí mismo y proteger al fiel con el signo de la cruz, diciendo Ecce crucem Dómine, fugite, partes advérsae (Esta es la cruz del Señor, huyan cuantos se oponen a ella)”.

Puedes leer: Todo lo que debes saber sobre la Medalla de San Benito

Esta pequeña oración -refiere el padre Andrés- es parte del gran exorcismo de san Antonio, quien siendo un monje venció a Satanás poniéndose bajo el amparo de la cruz de Jesús; “y es que en realidad, tanto san Antonio, como san Benito y todos los fieles cristianos, no tenemos otra arma que las ‘armas de la cruz’.

Es así que, tomando en cuenta esta parte del Ritual de Exorcismos, en que se emplea el signo de la cruz, muchos exorcistas adoptaron la costumbre de llevar una medalla de san Benito (en la que aparece el signo de la cruz) bendecida sacramentalmente para signarse y signar al poseso. “Probablemente -explica-, la tradición de usar esta medalla surgió en el siglo XVIII, al popularizarse debido a las indulgencias pontificias que ofrecía el portarla”.

Las letras que aparecen en la medalla son iniciales de una serie de sentencias de rechazo al maligno.

Las letras que aparecen en la medalla son iniciales de una serie de sentencias de rechazo al maligno.

La medalla, sin embargo, al ser un sacramental, debe ser bendecida con un rito propio establecido por la Iglesia, que consta de un exorcismo de la propia medalla, una bendición de los caracteres y letras que contiene, y de una súplica a Nuestro Señor Jesucristo, a quien pedimos, por intercesión de san Benito, que todas las personas que la usen sean liberadas de las insidias y engaños del maligno.

Cabe señalar -explica el padre Andrés- que hasta antes del Concilio Vaticano II, dicha bendición estaba reservada para los monjes benedictinos, pero a partir de 1965 se permitió a cualquier sacerdote la bendición de esta medalla, sin que tampoco sea necesario que se trate de un sacerdote exorcista.

“Pero definitivamente, el único signo al que Satanás no resiste es el de la cruz de Cristo. Cada vez que los demonios ven la cruz, se enfrentan al misterio del amor divino y de la santa humildad del Hijo de Dios, que confunde su orgullo. Y esta es la gran enseñanza de san Benito; él mismo no tenía una medalla, pero sí un gran amor por la cruz. Yo he oído muchas veces a los demonios gritar de dolor, lamentándose al tener en frente la cruz de Jesús”.

El padre Amorth portaba siempre la cruz de san Benito, que contiene la medalla en el cruce de ambos brazos.

El padre Amorth portaba siempre la cruz de san Benito, que contiene la medalla en el cruce de ambos brazos.

Finalmente, el padre Andrés Esteban López refiere que un gran ejemplo para todos los sacerdotes miembros de la Asociación Internacional de Exorcistas, fue el del padre italiano Gabriele Amorth, quien al igual que muchos otros sacerdotes exorcistas, llevaba consigo la cruz de san Benito y la utilizaba en cada uno de los exorcismos que practicaba.

“Como él, hoy la mayoría de los exorcistas procuramos llevar la cruz de san Benito en nuestras luchas contra el mal; pero sobre todo, procuramos configurar nuestra vida con la de Cristo crucificado, amando a nuestro pueblo y dando la vida por él”.

Puedes leer: Cómo comprar o suscribirte a la revista digital Desde la fe

 

Este texto es uno de los varios que aparecen en nuestra revista digital: “La medalla de san Benito”. Al comprarla por 10 pesos o suscribirte desde 39 pesos al mes, nos ayudas a continuar nuestra tarea evangelizadora en este momento de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  Si tienes dudas, manda un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios