Sabías que
rmb

¿Qué evangelios hacen referencia a los Reyes Magos?

¿Qué escrituras hablan de los Reyes Magos? El Rector de la Basílica de Guadalupe nos explica.
Según la tradición, los Reyes Magos siguieron la Estrella de Belén para llegar al encuentro con Jesús.
Según la tradición, los Reyes Magos siguieron la Estrella de Belén para llegar al encuentro con Jesús.

El único evangelio dentro del Nuevo Testamento que nos habla sobre un grupo de magos orientales que fueron a visitar a Jesús, es el evangelio de San Mateo. Este relato está vinculado al relato de la persecución de Herodes y la matanza de niños en Belén.

Leer: ¿Existió la Estrella de Belén?

Más allá de la Biblia, muchos padres de la Iglesia hablaron sobre los magos pero nunca los identificaron como reyes. Aun antes de Cristo, el historiador griego Herodoto menciona a los magos como una casta especial entre los Medos, dedicada a actividades religiosas. En tiempos de Jesús, había un grupo importante de magos en el imperio de los Partos que formaban uno de los dos grupos de consejeros del rey. Tertuliano, un autor eclesiástico del siglo IV d.C., los llama reyes.

El origen de identificar a los magos que visitaron a Jesús como reyes, puede provenir de la misma liturgia de la Iglesia que usaba el Salmo 71,10 en la fiesta de la Epifanía. El Salmo dice así: “los reyes de Tarsis y de las islas presentan regalos, los reyes de Arabia y de Saba le traerán presentes y todos los reyes de la tierra lo adorarán…”.

Es cierto que San Mateo recurre con frecuencia a los cumplimientos proféticos, pero en este caso concreto no vio un cumplimiento del Salmo citado. En cuanto al número de ellos, San Mateo sólo nos dice que llevaron tres regalos y por este motivo los padres de la Iglesia pensaron que eran tres.

No todas las tradiciones suponen este número. En una pintura encontrada en el cementerio de los Santos Pedro y Marcelino en Roma, los magos son dos; una pintura del museo de Letrán, en Roma también, pone a tres magos; otra pintura en el cementerio de Domitila en la misma ciudad propone que fueron cuatro y un vaso labrado que se conserva en el museo “Kircher” propone que fueron ocho. Los nombres de los reyes tampoco son mencionados en el evangelio y aparecieron en occidente aproximadamente en el siglo séptimo. Los nombres típicamente Babilonios, son Gaspar, Melchor y Baltazar.

Las iglesias orientales de Siria les dan otros nombres como: Hormisdas, Larvandad y Gushnasaf. Algunos han propuesto que su número y nombre tienen que ver con los tres hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet. Para representar así a toda la humanidad rescatada del diluvio universal ahora presentándose ante Jesús para ser nuevamente redimida.

La ruta probable de los magos fue la ruta comercial conocida como la “media luna”, desde algún poblado en Mesopotamia avanzaron hacia el noroccidente hasta llegar a Damasco desde donde bajaron hacia el sur occidente, pasaron por Galilea y recorrieron hacia el sur la rivera del Jordán. Como era probable, ellos se dirigieron a la capital judía, Jerusalén, pensando que el pequeño heredero de David habría nacido allí. Un viaje desde Mesopotamia hasta Jerusalén tomaría aproximadamente un año trasladándose en camellos, por lo tanto, hay varias posibilidades para ubicar la ocasión en que ellos partieron. Probablemente antes del nacimiento del Niño. O bien, se puede pensar en el encuentro con Jesús varios meses o casi un año después de su nacimiento. Actualmente la fiesta de Navidad y la de la Epifania (manifestación de Jesús a los magos) está a escasas semanas de distancia. Esto no refleja necesariamente la cercanía de ambos eventos en la historia.

Para concluir podemos comentar sobre la estrella que, de acuerdo con la tradición, guió a los Reyes Magos a Jesús. Esto ha sido materia de muchas controversias desde el surgimiento de la astronomía pues es imposible que una estrella siga un movimiento caprichoso hasta posarse encima del recinto donde Jesús se encontraba.

Por ello, se habla de la aparición de un cometa, el cual habría seguido una órbita distinta en el firmamento, otros afirman que fue la conjunción de Júpiter con Saturno o la conjunción de Júpiter con Venus; y por último hay quien habla de una súper nova (explosión de una estrella). Para este fenómeno mejor es pensar en la función simbólica de la “estrella” como la “gloria de Dios”, así como el pueblo de Dios fue conducido por ella en su camino por el desierto.

Comentarios