Las visitas de tres Papas a Cuba que han mostrado una Iglesia unida

Cuba es el único país en el que el Papa Francisco ha estado en dos ocasiones.

Desde 1998 en que san Juan Pablo II se convirtió en el primer Papa en visitar Cuba, la Iglesia ha querido dejar un mensaje claro: que Cuba no está sola, ni lo están sus fieles.

Puedes leer: Además de Irak, ¿cuáles han sido los viajes del Papa Francisco?

Las relaciones diplomáticas entre Cuba y la Santa Sede iniciaron en 1935 y han sido ininterrumpidas, sin embargo, no ocurrió lo mismo con el libre culto. Poco después de la Revolución Cubana, los actos religiosos públicos fueron prohibidos y los sacerdotes, expulsados. El gobierno se declaró oficialmente ateo y se vetó al acceso de los creyentes de cualquier fe religiosa al Partido Comunista.


Sin embargo, esto comenzó a cambiar en 1992 cuando el gobierno retiró de la constitución el artículo que lo declaraba ateo y comenzó un acercamiento gradual entre la iglesia y el estado. Más adelante vendría la visita del Pontífice.

San Juan Pablo II

San Juan Pablo II se convirtió en el primer Pontífice en estar en Cuba, fue durante su 81 viaje internacional, que tuvo lugar del 21 al 26 de enero de 1998.

En esta visita tuvo reuniones con jóvenes, gente del mundo de la cultura, los obispos de la isla y Fidel Castro.

En la homilía de la Misa que celebró en la Plaza José Martí, de La Habana, dijo: “la Iglesia en Cuba no está sola ni aislada, sino que forma parte de la Iglesia universal extendida por el mundo entero”. 

El Papa Juan Pablo II en la misa en la Plaza de la Revolución el 25 de enero de 1998. Foto: Radio Televisión Martí.

El Papa Juan Pablo II en la misa en la Plaza de la Revolución el 25 de enero de 1998. Foto: Radio Televisión Martí.

Ahí mismo, destacó el papel del gobierno como parte activa de la paz social. “Un Estado moderno no puede hacer del ateísmo o de la religión uno de sus ordenamientos políticos. El Estado, lejos de todo fanatismo o secularismo externo, debe promover un sereno clima social y una legislación adecuada que permita a cada persona y a cada confesión religiosa vivir libremente su fe, expresarla en los ámbitos de la vida pública y contar con los medios suficientes, para aportar a la vida nacional sus riquezas espirituales, morales y cívicas.”

Después de la visita del Santo Padre, el gobierno cubano empezó a dar mayor apertura a distintas iglesias y costumbres religiosas, por ejemplo, en la celebración de la Navidad y del Viernes Santo. Además fue el propio gobierno de Fidel Castro quién invitó a las Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta, y luego a las religiosas Brígidas a que se instalaran en Cuba y realizaran sus obras.

Otras iglesias también se beneficiaron como la Ortodoxa Griega que construyó un pequeño templo en La Habana y a quien le cedió un seminario, y por supuesto, la Ortodoxa Rusa que floreció a raíz del acercamiento que tuvo el gobierno con la URSS.

Un acontecimiento muy importante fue la publicación del libro Fidel Castro y La Religión, conversaciones con Frei Betto, que tuvo lugar en 1986, y en donde el Comandante expresó su pensamiento sobre el tema, y al preguntarle sobre la controvertida frase: “la religión es el opio de los pueblos”, Castró respondió: “en ningún sentido esta frase tiene, ni puede tener, el carácter de un dogma o de una verdad absoluta; es una verdad ajustada a determinadas condiciones históricas concretas”.

Papa Benedicto XVI

Tras la muerte de Juan Pablo II, el Papa Benedicto XVI también hizo una visita pastoral a Cuba. Fue en marzo del 2012, con motivo de los 400 años de la aparición de la Virgen de la Caridad del Cobre a quien visitó en su santuario.

El Santo Padre se reunió con el entonces presidente Raúl Castro.

El Papa Benedicto XVI visitó Cuba del 26 al 28 de marzo de 2012.

El Papa Benedicto XVI visitó Cuba del 26 al 28 de marzo de 2012.

El ahora Papa Emérito dijo: “Estoy convencido de que Cuba, en este momento especial de la historia, está mirando al mañana y para ello se esfuerza por renovar y ensanchar sus horizontes, a lo que cooperará este inmenso patrimonio de valores espirituales y morales que han ido formando su identidad más genuina.”

Esta imagen mariana había sido coronada canónicamente por Pío IX el 30 de diciembre de 1936, tras una petición que se hizo al papa Benedicto XV, y después, Juan Pablo II lo hizo personalmente como la santa patrona de la isla. En la Catedral de La Habana también existe una imagen al óleo de la Virgen de Guadalupe.

Papa Francisco

Cuba es el único país en el que el Papa Francisco ha estado en dos ocasiones; la primera tuvo lugar del 20 al 22 de septiembre de 2015. En esa ocasión realizó una visita de cortesía a un ya retirado Fidel Castro.

Un día después de su llegada, celebró Misa en la Plaza de la Revolución. Estuvieron presentes casi un millón de personas. Ahí, el Papa hizo el llamado a los cubanos a servir a las personas y no a las ideas.

Jóvenes se reúnen para ver al Papa Francisco en Cuba, 2015. Foto: Vatican News.

Jóvenes se reúnen para ver al Papa Francisco en Cuba, 2015. Foto: Vatican News.

“El servicio nunca es ideológico, ya que no se sirve a ideas, sino que se sirve a las personas”, afirmó.

Luego, el 12 de febrero de 2016, el Papa Francisco hizo una breve escala en Cuba para reunirse con el Patriarca de Moscú, durante su viaje a México.

Puedes leer: ¿Cuáles son los próximos viajes del Papa Francisco en 2021?

Hay temas que unen a la Iglesia de Cuba y México

Hay varios temas que unen a la Iglesia de México con Cuba, uno de ellos es san Rafael Guízar y Valencia, Quinto Obispo de Veracruz, quien misionó en la isla donde fue consagrado el 30 de noviembre de 1919, de manos del Delegado Apostólico en La Habana, antes de venir a su sede en Veracruz.

Prácticamente todos los misioneros que pasaron a México durante el siglo XVI, como los primeros 12 francisanos, al igual que los dominicos y agustinos, estuvieron antes en Cuba, y entre las figuras más destacadas se encuentra Fray Bartolomé de Las Casas, Obispo de Chiapas.

Comentarios