La película de Cantinflas que el Vaticano guarda en sus archivos

En 1964 el Vaticano pidió ver una película de Cantinflas para analizarla. Después de verla, la aprobó y solicitó una copia para sus archivos.
Pintura del rostro de Cantinflas, el protagonista de la película El Padrecito
Cantinflas, cómico mexicano, quien interpretó El Padrecito.

Luego de que el Papa Paulo VI tuviera conocimiento de que en 1964 el actor Mario Moreno “Cantinflas” protagonizó la película El Padrecito, El Vaticano solicitó una copia para verla y revisarla por sus consejos o comités de ética y moral, a fin de avalar dicha producción cinematográfica.

En la cinta el cómico mexicano interpretó a un sacerdote de pueblo de carácter jovial y muy divertido, que además de cantar el Ave María con ritmos musicales modernos de aquella época, jugaba barajas y se daba el gusto de disfrutar de hábitos mundanos, acciones que en ese entonces no se consideraban muy apropiadas para un hombre de Dios.

Te puede interesar: Película del padre Amorth: Russell Crowe como el exorcista del Papa

Aquellos eran tiempos en donde la Iglesia Católica tenía voz y voto en cualquier parte del mundo a la hora de aprobar o no las producciones artísticas y culturales, iniciativas científicas y expresiones populares, con el objetivo de velar por los principios cristianos.

Cantinflas difundió su humor por todo el mundo encarnando innumerables personajes en distintas películas en las que se ocupó en hacer reír a varias generaciones, pero la de El Padrecito, que alcanzó un gran éxito tanto en México como en el extranjero, generó tal expectación en El Vaticano que no dudaron en busca una copia para conocer su contenido y dar un veredicto al respecto.

Te puede interesar: Este actor regaló a su hija una imagen de la Virgen y así fue su reacción

La respuesta del Vaticano sobre la película de Cantinflas

La revisión de la cinta por parte de las autoridades católicas generó una grata y positiva sorpresa, pues la comedia no solo les encantó, sino que lejos de censurarla, le dieron su aprobación.

Por esa razón, El Vaticano pidió de manera oficial una copia del film para tenerla en sus archivos y fue el propio Cantinflas quien se ocupó en cumplir dicha solicitud enviándoles el original.

Es importante subrayar que la película, dirigida por Miguel M. Delgado y grabada en San Miguel de Allende, Guanajuato, es considerada como una de las más taquilleras del gran cómico mexicano, la cual tuvo una altísima repercusión en todos los países de habla hispana y batió récords en España.

Te puede interesar: 5 películas que mejorarán tu matrimonio

Puedes ver la película completa aquí:

 

*Con información de El Universal.

Compartir