La más contundente razón para no tener ‘sexo casual’

Muchas personas se arrepienten de haber participado en este tipo de relaciones, pues no sabían los riesgos a los que se exponían. ¡La lección es muy dura!
La razón más contundente para no tener sexo casual
La razón más contundente para no tener sexo casual.

Hace tiempo recibí una carta de una mujer joven, entre 25 y 30 años, que solamente quería compartir conmigo su profundo dolor. En años pasados de su vida había tenido relaciones sexuales con algunos hombres y contrajo una enfermedad de transmisión sexual que la había dejado permanentemente estéril.

La muchacha, que había soñado con casarse y formar una familia, sintió que sus sueños jamás se harían realidad. Creía que nadie aceptaría casarse con una mujer con una enfermedad venérea incurable e incapaz de dar hijos en el matrimonio. ¡A veces las lecciones de Dios son muy duras!

Otros artículos del autor: Lo que la industria anticonceptiva no quiere que sepas sobre la píldora

Siempre aconsejo a todos los solteros y parejas de novios, tengan la edad que tengan, que se abstengan de tener relaciones sexuales si no están casados. Son muchas las razones que les expongo, y una de ellas –la más obvia– es el peligro de contraer una enfermedad de transmisión sexual.

Hace algunas décadas eran los marineros los que se contagiaban con las prostitutas en los puertos, y en su mayoría esas enfermedades eran curables con antibióticos. Hoy las enfermedades de transmisión sexual se contagian en el ambiente de las preparatorias y universidades.

Según las cifras de la Organización Mundial de la Salud, cada día en el mundo un millón de personas contrae una enfermedad venérea. En México, el IMSS revela que para el año 2021 el 30 por ciento de los jóvenes entre 18 y 30 años tenía o había tenido alguno de estos males. Muchas de estas enfermedades son incurables y algunas, mortales.

Otros artículos del autor: La castidad es para solteros y casados, ¿cómo se practica una y otra?

En los Estados Unidos, una de cada dos personas sexualmente activas habrán contraído una enfermedad cuando lleguen a los 25 años de edad. Es difícil proporcionar estadísticas ya que éstas cambian continuamente, pero lo cierto es que cada año la situación es más grave que el año anterior.

Recuerdo con mucha pena la visita que un joven abogado me hizo a mi parroquia, hace ya varios años. El muchacho lloraba sin consuelo y solamente quería ser escuchado. El abogado no era de esta ciudad, pero había llegado hasta aquí para escapar de la vergüenza y el estigma social que en su ciudad tenían los contagiados de VIH.

Él era homosexual y se había infectado durante sus noches de diversión y sexo con otros hombres; y no quería regresar con su familia porque no tendría “cara” para jugar con sus sobrinos, sabiendo que todos en su casa estaban enterados de su padecimiento. Escucharlo me dolió profundamente.

Otros artículos del autor: ¿No quieres tener hijos? ¡Esto está pasando y podría empeorar!

El sida es una enfermedad que provoca terror. Ha sido una de las epidemias más graves que ha infectado a la humanidad, y es causada por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), el cual se transmite por el intercambio de fluidos corporales, principalmente la sangre y el semen, millones de personas –muchas de ellas son celebridades del mundo del espectáculo– han muerto a causa de esta enfermedad, y las víctimas no paran. En Estados Unidos el 40 por ciento de los nuevos casos de infección ocurren en jóvenes entre 15 y 24 años de edad.

El herpes genital es una enfermedad relativamente nueva. Uno de cada seis norteamericanos mayor de doce años está infectado con el virus del herpes. Esta enfermedad es incurable, causa ampollas dolorosas en áreas íntimas del cuerpo y es extremadamente contagiosa. Se transmite por contacto sexual con una persona infectada.

El virus del papiloma humano, si no fuera por la difusión que tiene el sida, sería tema de grandes noticias. Se trata de un virus que causa verrugas genitales, y no sólo ello. Lo peor es que muchas de estas verrugas son causa de cáncer en el aparato genital. Es una enfermedad mortal que ha cobrado la vida de millones de mujeres heterosexuales y se difunde rápidamente. Un estudio de la Universidad de Berkeley mostró que el 46 por ciento de las mujeres estudiantes salieron positivas después de hacerse la prueba de este virus.

Otros artículos del autor: Mi novia ya no es virgen, ¿me caso o no me caso?, ¿qué hago?

La clamidia, a diferencia de las otras enfermedades de transmisión sexual, es una infección causada por una bacteria. Como toda bacteria, la clamidia es curable por medio de antibióticos. Muchas veces no se presentan síntomas en las mujeres, pero ahí está actuando en ellas de manera silenciosa. La clamidia puede causar un daño permanente al sistema reproductor. Una mujer infectada tiene el 25 por ciento de probabilidad de quedar permanentemente estéril.

La sífilis es la enfermedad de transmisión sexual más común en México cuyos primeros síntomas son llagas en las zonas genitales, pero pueden pasar inadvertidas. Si no se detectan se puede pasar a una segunda fase en la que diversas erupciones se manifiestan en varias partes del cuerpo, que más tarde pueden degenerar en ceguera, demencia y finalmente provocar la muerte.

Son muchas las víctimas de la atmósfera del sexo casual en que vive el mundo. Muchos jóvenes contagiados con alguno de estos padecimientos, si hubieran sabido antes de los riesgos a los que se exponían, si hubieran estado más informados y hubieran tenido una educación moral y religiosa, no habrían participado en conductas de promiscuidad sexual, no hubieran tenido relaciones fuera del matrimonio y hubieran permanecido vírgenes para entregarse únicamente a la persona con la que se comprometieran a amar para el resto de sus vidas.

Otros artículos del autor: ¿Por qué el sexo dentro del Matrimonio es el mejor? Esta es la razón

 

El P. Eduardo Hayen es Director de Comunicación de la Diócesis de Ciudad Juárez.

Síguelo en Twitter como @padrehayen 

*Los artículos de opinión son responsabilidad del autor y no necesariamente representan el punto de vista de Desde la fe.

Compartir