Sabías que

La historia de la icónica Calzada de los Misterios

Te contamos la historia de la Calzada de los Misterios, una de las más antiguas de la CDMX.
Lo que hoy se conoce como Calzada de los Misterios, adoptó su nombre en 1675.
Lo que hoy se conoce como Calzada de los Misterios, adoptó su nombre en 1675._

México Tenochtitlán, ubicada en una isla del Lago de Texcoco, estaba comunicada con tierra firme por medio de tres calzadas: la de Tlacopan, la de Iztapalapa y la que conducía el Tepeyac, que fue la que recorrió San Juan Diego cuando acudió a ver al Obispo Zumárraga y cuando acudía a la doctrina en Tlatelolco.

Después de la conquista de México, hubo otra calzada paralela a la del Tepeyac y, cuando en 1604 se inundó la ciudad, el Virrey de Monteclaros invirtió en este viejo camino de piedra y, con la ayuda de 2 mil peones, realizó en cinco meses lo que hoy se conoce como Calzada de los Misterios, nombre que adoptó en 1675.

En este camino se instalaron 15 monumentos o ermitas hermosamente labradas con estilo barroco, a instancias de Isidro Sariñana, Canónigo de la Catedral de México, y de Don Francisco Marmolejo. Cada uno de ellos fue dividido en tres cuerpos: el de abajo sirve de base, el de en medio contenía esculturas de santos en los nichos de los costados, y el cuerpo superior siempre estaba dedicado a la Virgen de Guadalupe.

El primero de todos estos monumentos fue costeado por el padre Juan de Zepeda y su madre Doña Jerónima, el 24 de diciembre de 1675, y la obra concluyó en mayo de 1676, por el arquitecto Cristóbal de Medina quien cobró 1,414 pesos, y estuvo dedicado a la Encarnación del Divino Verbo.

La mayoría de los Misterios fueron costeados por donativos y con las limosnas de los fieles, y todos fueron concluidos el 14 de agosto de 1676. Por desgracia, sólo se conservan ocho monumentos originales que necesitan mantenimiento y restauración. Estos son: la Anunciación, la Visitación, el Nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo, la Presentación de Jesús en el templo, Jesús predicando a los Doctores de la ley, la Oración en el huerto, la flagelación, la coronación de la Santísima Virgen como Reyna de los cielos y de la tierra. Los misterios de esta calzada son los dolorosos, gozosos y gloriosos.

Francisco de Ajorín escribió en 1764: “Desde la Ciudad de México hasta dicho pueblo de Nuestra Señora de Guadalupe, hay una magnífica calzada en línea recta, levantada del piso común más de una vara, la que sirve para comodidad de los pasajeros  y para los desagües de las lagunas que suelen crecer tanto que inundan todo terreno, como hemos visto con asombro estos años en que casi igualaban a la calzada”.

Por esta calzada han transitado virreyes, personas ilustres y peregrinos de todas partes del mundo. En 1854, en tiempos del General Santa Ana, la calzada tuvo que ser reedificada por el ingeniero Carlos Villada.