Sabías que

La Biblia y la ciencia, ¿criterios opuestos o complementarios?

Ciencia y fe son canales para llegar a dos verdades: una natural y otra espiritual.
Albert Einstein con el sacerdote Georges Lemaître, teórico del Big Bang.
Albert Einstein con el sacerdote Georges Lemaître, teórico del Big Bang.

A lo largo del tiempo han existido voces que han considerado que la fe es incompatible con la ciencia. Así, han enfrentado, por ejemplo, la teoría de la evolución con el pasaje de la Biblia de Adán y Eva, o el contenido del Génesis con la Teoría del Big Bang, desarrollada, por cierto, por el sacerdote belga Georges Lemaître.

Leer: ¿Cómo leer la Biblia?

El sacerdote nunca renunció a su fe católica, y habló de un origen del universo que no contradecía su creencia de un Dios creador. De forma similar, para el padre Luis Felipe Cabrera, especialista en Biblia, resulta inadecuado comparar cosas de distinta naturaleza, ya que es sabido que la Biblia no es un libro científico, sino religioso. Y, como libro religioso, responde a lo que el hombre anhela saber acerca del Dios que lo creó,  mientras que la ciencia busca verdades sobre lo creado.

“La ciencia se presenta dentro de un aspecto fenomenológico, mientras que el recurso de la religión se llama revelación, la cual no se puede someter al método científico para comprobar si es verdadera, pues no está escrita en códigos científicos, sino que es un mensaje que emplea estilos literarios, como la poesía, la alegoría, la prosa, y otros, para afirmar una cosmovisión humana”.

Leer: 5 científicos católicos que cambiaron la historia

Es así que el Génesis, para poder hacer efectiva una enseñanza, narra en siete días la síntesis de lo que tal vez fue creado en miles o millones de años; “y si bien el Big Bang es una excelente propuesta científica, el creyente pudiera también encontrar ahí el punto de partida de lo creado por Dios, con sus fenómenos físicos y químicos, y que se representa en la Biblia de esta manera, con una estupenda alegoría como método didáctico”.

Explica que los seres humanos tenemos maravillosas formas de expresión para sintetizar cosas; científicamente es sabido que el sol no gira alrededor de la Tierra, sino al revés; sin embargo, decimos: vamos a ver cómo se pone el sol. “Son maravillosos recursos creativos del habla para sintetizar el conocimiento”.

Ciencia y fe –concluye el padre Luis Felipe– son canales diferentes para llegar a dos verdades: una natural y otra espiritual; no se pueden comparar.

Puedes leer: Don de Ciencia: contemplar la grandeza de Dios en la Creación

Georges Lemaître

  • La ciencia y la fe fueron parte inseparable en la vida de George Lemaître, teórico del Big Bang.
  • Coincidió con Einstein en varias ocasiones y ambos ganaron el respeto uno de otro.
  • El sacerdote formó parte de la Academia Pontificia de las Ciencias, fue asesor del Papa Pío XII.