Jueves Santo: ¿Qué es la ofrenda del pan y la manzanilla?

Es una antigua tradición, ¿qué significa y cómo hacerla en casa?
Repartiendo el pan y orando en familia se puede celebrar la presencia de Jesús en el hogar. Foto: Arquidiócesis de Nueva Orleans.
Repartiendo el pan y orando en familia se puede celebrar la presencia de Jesús en el hogar. Foto: Arquidiócesis de Nueva Orleans.

La ofrenda del pan y la manzanilla es una costumbre en México. El Jueves Santo al salir de la Misa vespertina a los fieles se les entrega un pan bendito y un ramito de manzanilla.

El pan se da como un signo de caridad. En algunas parroquias ese día se da una cena a las personas menesterosas o se envía una despensa a las familias más pobres de la comunidad. A cada familia también se le invita a compartir este día el pan con algún hermano necesitado. También significa la Eucaristía, cuya institución acabamos de celebrar.

El ramito de manzanilla quiere significar que la Eucaristía es medicina que sana el alma y la fortalece para la vida eterna. Tanto el pan como la manzanilla deben consumirse.


Fuerte tradición, pero no está claro su inicio

A mediados del siglo XIX, la marquesa Calderón de la Barca, esposa del primer embajador de España en el México independiente, visitó más de 20 iglesias en la ciudad durante la Semana Santa de 1841, e hizo una minuciosa descripción de todas las costumbres que existían, destacando la presencia de las palmas el Domingo de Ramos que llevaban todos los fieles.

Llama la atención que ella no hace mención alguna a la actual costumbre de obsequiar a los fieles manzanilla y pan bendito, lo que nos hace suponer que esta costumbre es posterior al tiempo que le toco vivir en México, pues en sus cartas aborda sin perder detalle todos los detalles de la Semana Santa.

Puedes leer: ¿Qué se celebra el Jueves Santo? 

Algunos expertos suponen que la manzanilla la obsequia el Jueves Santo como una forma que tiene la Iglesia de retribuir a los fieles las limosnas que ellos dan durante el año; otros opinan que, por ser una planta olorosa y purificadora, ayuda a mitigar los malos olores al haber una concurrencia más numerosa en los templos, sin embargo, este argumento se desvanece ante la presencia del incienso en las iglesias.

Unos más consideran que la manzanilla, al ser una planta medicinal, tiene relación con el poder sanador de Jesucristo, sobre todo a través de la Penitencia y la Eucaristía, como también ocurre con el pan bendito que lo pueden consumir, a manera de una comunión espiritual, tanto los niños que no han hecho su Primera Comunión, como las personas que no están en estado de gracia.

El pan bendito y la manzanilla, al paso de los años, se han convertido en dos símbolos de la Semana Santa, y en ambos casos, no deben conservarse en casa como si fueran amuletos, sino que deben consumirse como un acto piadoso.

Dato curioso sobre los oficios de Semana Santa

En 2021, con motivo de la pandemia por Covid-19, los oficios de Semana Santa tuvieron que celebrarse en los templos a puerta cerrada. Pero no ha sido la primera vez en la historia de México. Fray Juan de Torquemada, en su Monarquía Indiana, señala que a las ceremonias del Jueves Santo acudían a la Iglesia de San Francisco que hoy se encuentra en la calle de Madero, entre 20 mil y 30 mil fieles, y en su Libro V, por ejemplo, comenta que en la Semana Santa de junio de 1611, se suspendieron todos los oficios religiosos y los templos tuvieron que cerrar.

Esto debido a que una cuadrilla de “esclavos” estaba conjurada para revelarse y hacer algún disparate en la tierra; y llegó a términos el caso que se hicieron compañías de soldados y se celó y guardó la ciudad; y a tanto obligó el caso que la Semana Santa no hubo procesiones por mandato de la Audiencia y se cerraron las puertas de las Iglesias”, relató el autor.

Puedes leer: Cómo rezar el Viacrucis en casa este Viernes Santo