Sabías que

Juan Pablo II, el santo al que los porteros deben encomendarse

¿Sabías que Juan Pablo II es considerado el santo de los porteros?
Juan Pablo Segundo recibiendo a un jugador de futbol. Foto Reuters
Juan Pablo Segundo recibiendo a un jugador de futbol. Foto Reuters/El Mundo

Desde su beatificación, a San Juan Pablo II se le considera el “Santo patrono de los porteros”, pues en su juventud se desempeñó como arquero amateur en un equipo de Wadowice, Polonia, su ciudad natal.

Juan Pablo Segundo el PAtrono de los porteros. Foto: Especial

Juan Pablo II, el Patrono de los Porteros. Foto: Especial

El deporte, medio para educarse en la fe

Juan Pablo II siempre consideró el deporte como un medio adecuado para la educación de la persona, algo que él siempre practicó y que le permitió tener fortaleza física, a pesar de su edad y problemas de salud.

Además, siempre ocupó al balompié para lanzar mensajes y destacar su importancia en la promoción de los valores. “El futbol es un método excelente para promover la solidaridad en un mundo afectado por las tensiones raciales, sociales y económicas”, dijo Juan Pablo II el 11 de diciembre de 2000, tras recibir a una comisión de la FIFA encabezada por su entonces presidente, Joseph Blatter.

Juan Pablo Segundo y Pelé. Foto Especial

Juan Pablo II y Pelé. Foto Especial

Aficionado de corazón

El mismo año de su canonización, fue presentado el documental “Juan Pablo II habla al deporte”, obra de los italianos Mario Farneti y Massimo Lavena, en el que se refleja su eterno cariño por el deporte, incluso después de ser electo Papa.

De acuerdo con sus biógrafos, durante su pontificado pronunció alrededor de 120 discursos y mensajes sobre el deporte,  y hasta hoy, ha sido el único Pontífice en asistir a un partido de futbol, el 29 de octubre de 2000 con motivo del Jubileo de los Deportistas.

Las disciplinas que marcaron la vida de San Juan Pablo II fueron el futbol, canotaje, esquí, hockey sobre hielo, ciclismo, natación y senderismo. 

Lee: 6 santos patronos de las causas curiosas