Sabías que
rmb

Frutos del Espíritu Santo: ¿qué es la Mansedumbre?

“Nuestro modelo es Jesús, que vivió cada momento, especialmente su Pasión, con docilidad y mansedumbre”, explica el papa Francisco.
Representación del Espíritu Santo. Foto: Cathopic
Representación del Espíritu Santo. Foto: Cathopic

“Cuando decimos que una persona es ‘mansa’ nos referimos a que es dócil, suave, afable, a que no es violenta ni colérica”. Con estas palabras, el Papa Francisco definió la mansedumbre cristiana, uno de los Frutos del Espíritu Santo.

La mansedumbre es uno de los Frutos del Espíritu Santo nombrados por San Pablo en Su Carta a los Gálatas. Además, forma parte de una de las Bienaventuranzas de Jesús: “Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra”.

Leer: ¿Cuáles son los 12 frutos del Espíritu Santo? Aquí te lo decimos


Una persona mansa no es complaciente, sino es un discípulo de Cristo que ha aprendido a defender algo más que una tierra: defiende su paz, su relación con Dios y sus dones”.

“La mansedumbre -agregó el Santo Padre en una audiencia general en marzo de 2020- se manifiesta sobre todo en los momentos de conflicto, cuando estamos “bajo presión”, cuando somos atacados, ofendidos, agredidos”.

¿Quién es el Espíritu Santo?

¿Quién es el Espíritu Santo?

“Nuestro modelo es Jesús, que vivió cada momento, especialmente su Pasión, con docilidad y mansedumbre”.

La otra cara de la moneda de este fruto, agregó el Papa, es el pecado de la ira.

Leer: La ira, el daño del enojo desmedido

“En un momento de cólera se puede destruir todo lo que se ha construido; cuando se pierde el control, se olvida lo realmente importante, y esto puede arruinar la relación con un hermano, muchas veces sin remedio”.

La mansedumbre, al contrario de la ira, “conquista los corazones, salva las amistades, hace posible que se sanen y reconstruyan los lazos que nos unen con los demás”.

En una Misa en octubre de 2016, Francisco recordó a San Pablo, quien aseguró que para conservar la unidad cristiana es necesaria la mansedumbre, junto a la humildad y la paciencia.

“¿Cómo debe comportarse un cristiano para lograr la unidad? San Pablo lo dice claramente: ‘compórtense de manera digna, con humildad, mansedumbre y paciencia’, Estas son las tres actitudes”.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios