¡Eureka!, gritó la monja cuando creó el mole poblano

Según la tradición, el virrey Tomás Antonio de la Serna fue uno de los primeros en degustar el mole poblano, creado por una monja.
Es la herencia culinaria más famosa de la cocina conventual. Foto: Fonda de Santa Clara
Es la herencia culinaria más famosa de la cocina conventual. Foto: Fonda de Santa Clara

El origen del mole poblano se encuentra en los conventos de México. Y es que la cocina mexicana le debe muchísimo a nuestras monjas.

En la Nueva España, Puebla era la segunda ciudad en importancia, la segunda en dignidad, en nobleza, en letras y en política.

Sus conventos eran famosos. Pero si los coros ocupaban un lugar privilegiado en la vida de las religiosas, más aún la cocina.

Desde el siglo XVII, Puebla quedó inscrita en la Ruta de las Especias, que corría desde Filipinas hasta Acapulco, Zihuatanejo o San Blas.

De estas regiones venía hacia la Ciudad de México, y continuaba hacia Puebla y Veracruz, donde las especias se embarcaban para Europa.

Conoce la receta para preparar mole poblano.

Conoce la receta para preparar mole poblano.

En ese ir y venir de mercancías, una “pizca” se quedaba en cada punto, y los conventos -que alimentaban a mucha gente-, recibían de primera mano aquellas preciadas especias, con las que las monjas experimentaron en sus guisos.

Y mezclando el clavo, la canela y la pimienta con chiles ancho, mulato, pasilla y chipotle, fueron obteniendo un platillo único, que finalmente esparcieron con ajonjolí: el mole poblano.

La tradición señala que fue en el convento dominico de Santa Rosa donde la monja Andrea de la Asunción grito: “¡Eureka!”, al lograr tan sofisticado platillo, y se cuenta que uno de los primeros comensales fue el virrey Tomás Antonio de la Serna, quien quedó fascinado.

En nuestra última edición, la famosa chef Betty escribe un amplio artículo sobre el aporte de las religiosas a la comida mexicana. Accede a él suscribiéndote a nuestra revista digital, desde 30 pesos al mes: https://revista.desdelafe.mx/suscripcion

Leer más: ¡Así suena el corrido del chile en nogada!, lo compusieron las carmelitas

Compartir