Sabías que
rmb

Fe: el mensaje de los hoteles frente al coronavirus

Utilizando las luces de algunas habitaciones de cada edificio, diversos hoteles iluminaron sus fachadas con la palabra fe y símbolos de corazones
Los hoteles del país enviaron un mensaje de fe.
Los hoteles del país enviaron un mensaje de fe.

La noche de este miércoles, diversos hoteles de la Ciudad de México y otras entidades del país nos regalaron un bello mensaje de unidad, ante la epidemia del coronavirus que ha ido ganando terreno en los últimos días.

Utilizando las luces de algunas habitaciones de cada edificio, iluminaron sus fachadas con la palabra fe y símbolos de corazones.

Hoteles en la CDM. Foto: Twitter Gustavo de Hoyos W.

Hoteles en la CDMX. Foto: Twitter Gustavo de Hoyos W.

La iniciativa fue apreciada especialmente en la zona de Polanco, pues grandes hoteles como St. Regis, Hyatt Regency, W y Presidente Intercontinental fueron iluminadas con este llamado a la fe y esperanza.

Hace algunos días el Grupo Marriott anunció que lanzaría esta iniciativa no sólo en México sino en todos los países donde tienen presencia en América Latina.

Hoteles de Polanco iluminados con la palabra fe. Foto: Especial.

Hoteles de Polanco iluminados con la palabra fe. Foto: Especial.

“Todos nosotros, como ciudadanos globales, estamos viviendo esto juntos, y todo resurgirá más fuerte”, dijo el grupo hotelero en un comunicado.

La escena también se pudo apreciar en ciudades como Guadalajara y destinos de playa, entre ellos Los Cabos y Cancún.

Hoteles de playa se sumaron a la iniciativa. Foto: Especial.

Hoteles de playa se sumaron a la iniciativa. Foto: Especial.

El pasado 27 de marzo en su mensaje previo a la Bendición Urbi et Orbi, el Papa Francisco hizo un llamado al mundo a tener fe y confianza en Dios.

“La fuerza de la fe libera del miedo y nos da esperanza. ¿Por qué tienen miedo? ¿Aún no tienen fe?”.

“Señor, bendice al mundo, da salud a los cuerpos y consuela los corazones. Nos pides que no sintamos temor. Pero nuestra fe es débil y tenemos miedo. Mas tú, Señor, no nos abandones a merced de la tormenta.

Comentarios