Día de la Candelaria 2021: ¿cómo celebrarlo en casa por la pandemia?

Este Día de la Candelaria 2021, no podremos ir a los templos a bendecir nuestras velas, ni nuestras imágenes del Niño Dios. Así podemos celebrarlo en casa.
El Día de la Candelaria se recuerda la Presentación del Niño Dios al templo.
El Día de la Candelaria se recuerda la Presentación del Niño Dios al templo.

La fiesta de la Candelariaconocida popularmente como ‘día de la Candelaria’ se lleva a cabo cada 2 de febrero y tiene su origen un pasaje muy importantes de la Biblia: la Presentación del Niño Jesús al templo.

Leer: ¿Por qué celebramos el día de la Candelaria? 

Origen del día de la Candelaria.

Origen del día de la Candelaria.

Este año 2021, por la pandemia de Covid-19, no podremos ir a los templos a bendecir nuestras velas, ni tampoco las santas imágenes del Niño Dios, representación del que es la luz que alumbra a las naciones, es decir, imágenes de Jesucristo hecho hombre en el seno virginal de María. 


Te puede interesar: 10 consejos para vestir al Niño Dios

¿Cómo celebrar el día de la Candelaria en casa?

En casa, en familia, con quienes estamos viviendo esta larga noche de la pandemia, coloquemos la imagen del Niño Dios con sus ropas con que lo hemos revestido con motivo de la fiesta de la Candelaria.

Tengamos lista una vela o una veladora, algo para poder encenderla en el momento indicado y procedamos así:

(Santiguándose todos, el que guía la oración dice)

GUÍA:

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

TODOS:

Amén.

GUÍA:

Estamos reunidos para renovar nuestra fe. La imagen de Jesús, el niño Dios, nos recuerda cuanto nos ama Dios Padre que ha enviado a su propio Hijo para salvarnos. Jesús es el Emanuel, el Dios con nosotros, cuya sola presencia nos proclama que Dios está siempre con nosotros, que ha venido para quedarse siempre a nuestro lado y que por ello no hemos nada de temer. Hoy que celebramos la fiesta de la Candelaria, recordemos que Cristo es la luz que guía y sostiene nuestra vida que, mirando con su luz, podremos alejar todo temor y toda incertidumbre.

TODOS:

Amado Jesús,
nuestros ojos contemplan tu presencia en medio de nosotros
representada en esta santa imagen de tu infancia.
Mirando con los ojos de la fe, ayúdanos a creer lo que esto significa:
Tú eres nuestra luz, tú eres nuestra esperanza, tú eres nuestro consuelo.

(entonces un miembro de la familia enciende la vela o veladora, luego todos prosiguen)

Contigo nuestra vida tiene rumbo,
sabemos por donde vamos
no se cierne sobre nosotros sombra alguna de miedo o de dolor.

Como los ancianos Simeón y Ana,
ayúdanos a confiar en la realización de tus promesas,
concédenos la gracia de saber mirar que estás en medio de nosotros
y que nada hemos de temer.

Aquí, juntos, en este hogar que es santuario de nuestra Iglesia Doméstica
ayúdanos a saber ser hijos tuyos y hermanos entre nosotros,
aleja de nosotros toda duda e incertidumbre,
sostén nuestros pasos con la firmeza de la fe
para que seamos capaces, como tú,
de ser para los demás, especialmente para los que sufren
lo mismo que tú eres para nosotros,
refugio y ayuda segura en la necesidad.

Cristo, luz del mundo, compadécete de nosotros.

Entonces, un miembro de la familia dice el salmo 36, si lo saben cantado, todos juntos pueden entonarlo:

El Señor es mi luz y mi salvación.
El Señor es la defensa de mi vida.
Si el Señor es mi luz, ¿a quién temeré?
¿Quién me hará temblar?

Una cosa pido al Señor:
habitar por siempre su casa,
gozar de la dulzura del Señor,
contemplando su templo santo.

No me escondas tu rostro, Señor,
buscaré todo el día tu rostro.
Si mi padre y mi madre me abandonan,
el Señor me recogerá.

Oh Señor, enséñame el camino,
guíame por la senda verdadera.
Gozaré de la dulzura del Señor
en la tierra de la vida.

GUÍA:

Oremos juntos al Padre de los cielos, que nos ha dado a su Hijo como Señor y hermano, con la oración que Jesús nos enseñó:

TODOS:

Padre nuestro

GUÍA:

Dios todopoderoso y eterno,
te rogamos humildemente
que, así como tu Hijo unigénito,
revestido de nuestra humanidad,
ha sido presentado hoy en el templo,
nos concedas, de igual modo, a nosotros
la gracia de ser presentados delante de ti
con el alma limpia.

Por Cristo nuestro Señor.

TODOS:

Amén.

GUÍA:

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

TODOS:

Amén.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios