Coronilla de la Divina Misericordia: 5 oraciones católicas para rezar en la Hora de la Misericordia

La Coronilla de la Divina Misericordia es una devoción en la Iglesia católica que tiene su origen en las aparaciones de Jesús relatadas por Santa Faustina Kowalska ¡Conoce más!

¿Qué es la Coronilla de la Divina Misericordia?

La Coronilla de la Divina Misericordia es una devoción en la Iglesia católica que tiene su origen en las aparaciones de Jesús relatadas por Santa Faustina Kowalska, quien era una religiosa polaca perteneciente a la Congregación de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia.  Sor Faustina Kowalska, como era conocida, nació en 1905 y murió en 1938. En el año 2000 fue canonizada y recibió el título de Santa por la Iglesia católica.

La Coronilla de la Divina Misericordia se forma de un conjunto de oraciones que la Santa Faustina Kowalska señaló haber recibido de Jesús.

También te puede interesar leer: Por qué el Rosario y la Coronilla son poderosas armas para los católicos

Además, en este artículo te compartimos cinco oraciones católicas para rezar la Coronilla de la Divina Misericordia a las 3 de la tarde (Hora de la Misericordia), todas ellas escritas por Santa Faustina Kowalska en su Diario.

¿Por qué las 3 de la tarde es conocida como la Hora de la Misericordia?

Santa Faustina Kowalska señaló que las 3 pm es la hora de la Divina Misericordia, porque así se lo reveló el Señor como una enseñanza para todos los devotos. “En esa hora puedes obtener todo lo que pidas para ti y para los demás. En esa hora se estableció la gracia para el mundo entero: la misericordia triunfó sobre la justicia”, escribió ella en su Diario.

Puedes leer: Esto escribió Sor Faustina en su Diario sobre la Divina Misericordia

Imagen de la Divina Misericordia.

Imagen de la Divina Misericordia.

Coronilla de la Divina Misericordia: oraciones católicas para rezar

Oraciones a la Divina Misericordia

Primera oración

Oh omnipotencia de la Divina Misericordia, salvación del hombre pecador, Tú eres la misericordia y un mar de compasión, ayudas a quien te ruega con humildad.

Padre eterno, mira con misericordia a toda la humanidad, y especialmente a los pobres pecadores que están encerrados en el Corazón de Jesús lleno de compasión, y por su dolorosa Pasión muéstranos tu misericordia para que alabemos su omnipotencia por los siglos de los siglos. Amén.

Segunda oración

Jesús misericordiosísimo, de quien procede todo bien, aumenta tu gracia en nosotros para que realicemos dignas obras de misericordia, de manera que todos aquellos que nos vean, glorifiquen al Padre de misericordia que está en el cielo.

Padre eterno, mira con misericordia al grupo elegido de tu viña, para que puedan guiar a otros en el camino de la salvación.

Tercera oración

Jesús, infinitamente compasivo, que desde el tesoro de Tu misericordia les concedes a todos tus gracias en gran abundancia, acógenos en la morada de tu clementísimo Corazón, y nunca nos dejes escapar de Él. Te lo suplicamos por el inconcebible amor tuyo con que tu Corazón arde por el Padre celestial.

Padre eterno, mira con misericordia a las almas fieles como herencia de Tu Hijo, y por su dolorosa pasión, concédeles Tu bendición y rodéalas con tu protección constante para que no pierdan el amor y el tesoro de la santa fe, sino que, con toda la legión de ángeles y los santos, glorifiquen Tu infinita misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

Cuarta oración

Padre eterno, mira con misericordia a las almas de los paganos y de los que todavía no te conocen, pero que están encerrados en el muy compasivo Corazón de Jesús. Atráelas hacia la luz del Evangelio. Estas almas desconocen la gran felicidad que es amarte. Concédeles que también ellas ensalcen la generosidad de Tu misericordia por los siglos de los siglos. Amén.

Quinta oración

Jesús, sumamente misericordioso, que eres la bondad misma, Tu no niegas la luz a quienes te la piden. Acoge en la morada de tu muy compasivo corazón a las almas de los herejes y cismáticos y llévalas con tu luz a la unidad con la Iglesia; no las dejes alejarse de la morada de Tu compasivísimo corazón, sino haz que también ellas glorifiquen la generosidad de Tu misericordia.

¿Acostumbras orar a las 3 de la tarde en la Hora de la Misericordia? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Te puede interesar: Coronilla de la Divina Misericordia: cómo rezar la Coronilla paso a paso

Este artículo se realizó con información de Carlos Villa Roiz 

Compartir