31 bellos piropos a la Virgen María, uno para cada día de mayo

Mayo está dedicado a la Virgen María. Te compartimos 31 piropos escritos por los santos para que le dediques uno cada día del mes.
Virgen María
Virgen María

En Desde la fe recopilamos algunas de las bellas palabras que le han dirigido los santos a la Virgen María, y hemos preparado un calendario para que, cada día de mayo, frente a la imagen de nuestra Santísima Madre que hay en tu iglesia o en casa, le digas un bello piropo a manera de agradecimiento por todo lo que ha hecho por ti.

Te puede interesar: ¿Por qué el mes de mayo está dedicado a la Virgen María?

1 de mayo


“Virgen al concebir, Virgen al dar a luz, Virgen para siempre. ¿Por qué se admiran de esto los hombres? Dios tenía que nacer de esta manera cuando se dignó hacerse hombre.” San Agustín

2 de mayo

“¡Oh Santísima Virgen! ¡Dígnate escuchar nuestras súplicas, distribuir entre nosotros tus dones y darnos parte en la abundancia de gracias de que estás llena!”. San Atanasio

3 de mayo

“¡Oh Madre mía! Por la aflicción que experimentaste al ver a tu Divino Hijo inclinar la cabeza y espirar en la Cruz, te suplico que me concedas una buena muerte.” San Alfonso Ma. de Ligorio

4 de mayo

María, por ti los cielos saltan de alegría, los ángeles se alegran y los demonios huyen, el demonio tentador cayó del Cielo y la criatura caída se ha puesto en su lugar.” San Cirilo de Alejandría

5 de mayo

“¡Oh María! no me quites tu socorro! Pero, ¿cómo podrías quitármelo si eres la Reina de la Misericordia? ¿Quién si no los miserables son el objeto de tu piedad?”. San Bernardo

6 de mayo

“Tú que eres Madre de Dios y puedes mandar a las potestades del infierno, dígnate mandar que impidan a los demonios causarnos daño, y haz que los ángeles nos protejan.” San Buenaventura

7 de mayo

“Eres el consuelo que el mismo Dios me ha concedido, mi guía en la peregrinación de este mundo, la fuerza en mi debilidad, la riqueza en mi miseria y el bálsamo que cura mis heridas.” San Germán

8 de mayo

María es para nosotros un cielo, porque nos trae a Dios. El Altísimo se ha anonadado y en Ella ha hecho mansión, se ha hecho pequeño en Ella para hacernos grandes.” San Efrén

9 de mayo

Señora, tu nombre es suspiro del alma. Tu nombre es perfume de unción. Tu nombre es alegría en el corazón, miel en la boca, melodía para los oídos”. San Antonio de Padua

10 de mayo

“Con la práctica fiel de las virtudes más humildes y sencillas, has hecho, Madre mía, visible a todos el camino recto del Cielo.” Santa Teresa de Lisieux

Te puede interesar: ¿Por qué a la Virgen María se le llama ‘Arca de la alianza’

11 de mayo

“En el Cielo nos quedaremos gratamente sorprendidos al conocer todo lo que tú, María Auxiliadora, has hecho por nosotros en la tierra.” San Juan Bosco

12 de mayo

“¿Quién no se anima al verte tan tierna, tan compasiva? Si es pecador, tus caricias lo enternecen. Si es tu fiel devoto, tu presencia enciende la llama viva del amor divino”. Santa Teresa de los Andes

13 de mayo

“Tu vientre intacto, sin labrar ni sembrar más que por el rocío del Cielo, dio a luz al Salvador, proporcionando a los mortales el alimento de la vida eterna”. San Ireneo

14 de mayo

“En ti pongo todos los frutos de mi vida y de mi ministerio; a ti encomiendo el destino de la Iglesia; en ti confío y te declaro una vez más: Totus tuus, María! Todo tuyo!”. San Juan Pablo II

15 de mayo

“¡Madre de mi Salvador! Concédeme que te ame cuanto me sea posible, te invoque mientras pueda y contribuya a honrarte tanto como mis fuerzas lo permitan!”. San Alfonso Ma de Ligorio

16 de mayo

María es pura, sin mancha. El Dios de bondad podría crear un mundo más hermoso que el que existe, pero no podría crear una criatura más perfecta que María”. Santo Cura de Ars

17 de mayo

“Concédeme, ¡oh María!, la gracia de amar a mi Señor Jesucristo, tu Hijo, con un amor verdadero y perfecto, y la de amarte después de Él, sobre todas las cosas. Santo Tomás de Aquino

18 de mayo

“¡Oh María! Bajo tu Santa custodia me pongo sin reservas (…) para que mis pensamientos, palabras y obras sean dirigidas según tu voluntad y la de tu adorable Hijo.” San Luis Gonzaga

19 de mayo

Santísima Virgen, dame las fuerzas para vencer las tentaciones de mis enemigos, y preside todas las acciones de mi vida, para que pueda obtener la eterna felicidad.” San Juan Damasceno

20 de mayo

“Virgen María, a ti recurrimos, ¿Podrás rechazarnos, tú que nunca has abandonado a los que te invocan en sus necesidades con toda la sinceridad de su corazón?” S. Bernardino de Siena

Te puede interesar: Fiestas de la Virgen María, ¿cuál se celebra este mes?

21 de mayo

“¡Cuántas virtudes brillan en ti, María! Asilo de la pureza, estandarte de la fe, modelo de la devoción; Virgen en la casa, Madre en el templo.” San Ambrosio

22 de mayo

“Por ti, María, ha sido rechazada la muerte, despojado el infierno, derribados los ídolos y propagado el conocimiento del Cielo y de tu Divino Hijo por toda la tierra.” San Epifanio

23 de mayo

“Tú, que eres tan poderosa en el cielo y en la tierra, intercede a mi favor para que, bajo tus auspicios, pueda vivir según la ley de Dios y gozar la dicha de verte en la eternidad.” San Pedro Damiano

24 de mayo

“A quien Dios quiere hacer muy santo, lo hace devoto de ti, Santísima Virgen María”. San Luis María Griñón de Monfort

25 de mayo

“Así como llevaste a Cristo materialmente en tu seno, concédenos que, siguiendo tus huellas, podamos llevarlo nosotros espiritualmente.” Santa Clara de Asís

26 de mayo

“Dios te salve, María, Madre de Dios. En ti está y estuvo todo la plenitud de la gracia y todo bien”. San Francisco de Asís

27 de mayo

“El Padre Celestial, al enviar a su Hijo para la Redención del mundo, te escogió a ti, María; en ti, el Cielo se une con la Tierra. San Juan XXIII

28 de mayo

“¡Oh María, generosa con los necesitados, dígnate hacernos experimentar los efectos de tu caridad, de tu bondad y de tu prodigalidad!”. San Bernardo

29 de mayo

“Cuán prontamente deseo hacerme esclavo de ti Señora, cuán ávidamente anhelo no verme jamás separado de servirte.” San Ildefonso de Toledo

30 de mayo

“A ti recurro, a la que nunca ha sufrido repulsa del Señor y cuya misericordia no ha faltado nunca a nadie, cuya clemencia no ha desoído la súplica”. San Guillermo de París

31 de mayo

“Pregunta a los ángeles que la rodean, si la igualan en perfección y responderán que son muy inferiores a Ella en gracias, méritos y virtud.” San Francisco de Sales

Te puede interesar: 3 lecciones de fe de la Virgen María, según el Papa Francisco