Sabías que
rmb

15 sencillos actos de caridad para practicar esta Cuaresma

Este tiempo de Cuaresma es una oportunidad para practicar sencillos actos de caridad.
La mano del Papa Francisco se acerca a una pequeña en la Audiencia General. Foto: L'Osservatore Romano
La mano del Papa Francisco se acerca a una pequeña en la Audiencia General. Foto: L'Osservatore Romano

Este tiempo de Cuaresma es una oportunidad para practicar sencillos actos de caridad que muchas veces pasamos por alto pero que, en su sencillez, son manifestaciones concretas del amor de Dios. Un corazón que se ha encontrado con Él no puede permanecer indiferente a los demás. ¡No privemos a los demás de nuestra sonrisa, de nuestra alegría, de la esperanza que nos da Cristo! El mundo lo necesita.

Te puede interesar: Por qué la caridad es más que sólo regalar dinero

1. Sonreír ¡Un cristiano siempre es alegre!

No nos damos cuenta pero cuando sonreímos aligeramos la carga a quienes nos rodean. Cuando vamos por la calle, en el trabajo, en la casa, en la universidad. La felicidad del cristiano es una bendición para los demás y para uno mismo. ¡Quien tiene a Cristo en su vida no puede estar triste!

2. Dar las gracias siempre (aunque no “debas” hacerlo).

Nunca te acostumbres a recibir porque lo necesitas o porque tienes “derecho a”. Todo lo recibes como un regalo, nada te “lo deben” aunque hayas pagado por ello. Da siempre las gracias. Es más feliz quien es agradecido.

3. Saludar con alegría a esas personas que ves a diario.

A quien abre la puerta, a quien limpia, a quien contesta las llamadas, seguro lo ves a diario y al saludarlo le recuerdas que es importantísimo lo que hace. Tanto tu trabajo como el de él/ella se hace más a gusto si le haces ver que es valioso para otros, que su presencia cambia las cosas.

El Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud 2019, en Panamá. Foto: Isaac Gutiérrez/JMJ

El Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud 2019, en Panamá. Foto: Isaac Gutiérrez/JMJ

4. Recordarle a los demás cuánto los amas.

Tú sabes que los amas … ¿y ellos? Las caricias, los abrazos y las palabras nunca sobran. Si Jesús no se hubiera hecho carne, nosotros jamás habríamos entendido que Dios es Amor.

5. Escuchar la historia del otro, sin prejuicios, con amor.

¿Qué puede hacernos más humanos que saber escuchar? Cada historia que te cuentan te une más con el otro: sus hijos, su pareja, la jefa, el profesor, sus preocupaciones y alegrías… tú sabes que no sólo son palabras, son partes de su vida que necesitan ser compartidas.

Elise Lindqvist escuchando a una mujer en situación de calle. Foto: Vatican Media

Elise Lindqvist escuchando a una mujer en situación de calle. Foto: Vatican Media

6. Detenerte para ayudar. Estar atento a quien te necesita.

¿Qué más podemos decir? No importa si es un problema de matemáticas, una simple pregunta o alguien que tiene hambre ¡jamás sobra la ayuda! Todos necesitamos de los demás. Aunque suelas ayudar, recuerda que tu también eres necesitado.

7. Levantarle los ánimos a alguien.

Sabes que no anda bien o nada bien, e ignoras qué hacer. Decides sacarle una sonrisa para hacerle saber que no todo es malo. Siempre es bueno saber que hay alguien que te ama y que estará siempre a pesar de las dificultades.

8. Celebrar las cualidades o éxitos de otro.

Solemos callarnos lo que nos gusta y nos alegra de los demás: sus éxitos, sus cualidades, sus buenas actitudes. Simples frases como “¡Felicidades!”, “Me alegro mucho por ti” o “Ese color te queda muy bien” le han hecho el día a tu compañero y nos ayudan a vernos entre nosotros como Dios nos ve.

9. Regala una de tus pertenencias a alguien que lo necesite.

¿Te has imaginado alguna vez que tu playera favorita de cuando tenías 17 años, ahora es la playera favorita de una adolescente que no tiene mucho que ponerse? Si eres hermano mayor, lo sabes. Por eso es bueno acostumbrarnos a valorar lo que tenemos, y si tenemos más de lo que necesitamos, regalarlo nos ensancha el corazón y protege del frío a otro.

10. Ayudar cuando se necesite para que otro descanse.

Esto se vive en las familias: cuando uno descansa otro trabaja. Nada más hermoso que saber que alguien más ya comenzó a hacer algo por ti o que siempre puedes pedirle ayuda. Cuando nos ayudamos mutuamente a llevar las responsabilidades diarias, la vida es más llevadera.

11. Corregir con amor, no callar por miedo.

Corregir es un arte. Muchas veces nos encontramos en situaciones que no sabemos manejar. El mejor método es el amor. El amor no sólo sabe corregir, sino que sabe perdonar, aceptar y seguir adelante. No tengas miedo de corregir y ser corregido, eso es una muestra de que los demás apuestan por ti y quieren que seas mejor.

12. Tener buenos detalles con los que están cerca de ti.

Sabes lo que le gusta mejor que nadie, ¿por qué no aprovechar eso? Nada se disfruta más que aquello que es dado con amor, él se gana unos minutos de descanso y tú una sonrisa auténtica. Salir de uno mismo y pensar en los demás siempre es mejor y alegra el corazón.

Foto: Ricardo Sánchez

Foto: Ricardo Sánchez

13. Limpiar lo que uso en casa.

Si vives con tu familia o ya vives fuera de casa, sabes lo importante que es recoger y limpiar lo que usas. Hay una voz dentro de ti que te dice que deberías ayudar un poco más de lo que quisieras… Y sorprendentemente te sientes muy bien de hacerlo.

14. Ayudar a los demás a superar obstáculos.

De chiquitos lo hacíamos, ¿porqué no hacerlo ahora? Ayudarle a alcanzar el transporte, a cargar sus maletas, a cruzar la calle o regalarle unas monedas. Esos detalles nunca se olvidan. Eres el extraño que aún cree en la humanidad.

15. Llamar por teléfono a tus padres.

Es probable que vivas solo, y quizá hasta tengas tu propia familia. Sin embargo, tus padres aún se conmueven cuando les haces saber que piensas en ellos. Estar atentos a lo que necesitan o simplemente saber cómo están es algo que no te cuesta mucho y es un gesto enorme de gratitud.

Comentarios