Resumen del Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2022

Con el anhelo de ver una Iglesia en la que todos los fieles seamos profetas, testigos y misioneros del Señor el Papa Francisco publicó su mensaje para la JMM 2022.
El Papa publicó su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2022, a celebrarse en octubre.
El Papa publicó su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2022, a celebrarse en octubre.

El 6 de enero, en la Solemnidad de la Epifanía del Señor, el Papa Francisco dio a conocer su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2022, que se celebrará el domingo 23 de octubre, y para el cual ha tomado como tema las palabras de Jesús: “El Espíritu Santo vendrá sobre ustedes y recibirán su fuerza, para que sean mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines de la tierra”.

Puedes leer: El Papa pide imitar a los Reyes Magos, en su deseo de hallar a Dios

Con el anhelo de ver constituida una Iglesia totalmente misionera, en la que todos los fieles seamos profetas, testigos y misioneros del Señor, el Papa Francisco ha publicado este mensaje dividido en 3 puntos clave: “Para que sean mis testigos”, “Hasta los confines de la tierra” y “El Espíritu Santo vendrá sobre ustedes y recibirán su fuerza”.

“Para que sean mis testigos”

Sobre esta expresión de Jesús, el Papa Francisco explica que se trata del punto central de su enseñanza a sus discípulos, donde quiera que estén y adonde quiera que vayan; una expresión en plural que destaca el carácter comunitario-eclesial de la llamada a la misión.

Señala que la misión, por tanto, se realiza de manera conjunta y no individualmente ni a iniciativa propia; e incluso si hay alguno que, por su situación muy particular, lleve adelante la misión evangelizadora solo, lo deberá hacer siempre en comunión con la Iglesia que lo ha enviado.

El Papa Francisco asegura que no es casual que Jesús haya enviado a sus discípulos en misión de dos en dos, pues el testimonio que los cristianos dan de Cristo tiene un carácter sobre todo comunitario.

Asimismo, señala que Jesús no sólo envía a sus discípulos a “realizar” la misión, sino a “vivir” la “misión” que Él les ha confiado; es decir, no sólo a dar testimonio, sino a ser testigos de Él. Los misioneros, por tanto -explica el Papa Francisco- no son enviados comunicarse a sí mismos ni a mostrar sus cualidades o capacidades persuasivas, sino que tienen el altísimo honor de ofrecer a Cristo en palabras y acciones.

Sobre este primer punto, el Papa Francisco finalmente señala que, para llevar a cabo la misión de manera efectiva, el ejemplo de vida cristiana y el anuncio del evangelio siempre deben ir juntos, como los dos pulmones con que respira toda comunidad misionera. “Exhorto a todos a retomar la valentía, la franqueza, esa parresía de los primeros cristianos, para testimoniar a Cristo con palabras y obras en cada ámbito de la vida”.

“Hasta los confines de la tierra”

En este punto -señala el Papa Francisco- tiene sustento el carácter universal de la misión de los discípulos, en un movimiento geográfico centrífugo que debe expandirse hasta los confines del mundo, adonde los discípulos son enviados no a hacer proselitismo, sino a cumplir su vocación de anunciar a Jesús.

“Los primeros cristianos -señala- fueron perseguidos en Jerusalén, y por eso se dispersaron en Judea y Samaría… Algo parecido sucede también en nuestro tiempo: a causa de las persecuciones religiosas y situaciones de guerra y violencia, muchos cristianos se han visto obligados a huir de su tierra hacia otros países”.

En este sentido, el Papa Francisco manifiesta su agradecimiento a tantos hermanos y hermanas que lejos de encerrarse en el sufrimiento, dan testimonio de Cristo y del amor de Dios en los países en que son acogidos.

“La indicación ‘hasta los confines de la tierra’ -señala el Santo Padre en su mensaje- deberá interrogar a los discípulos de Jesús en todo tiempo e impulsarlos a ir siempre más allá de los lugares habituales para dar testimonio de Él”.

Explica que a pesar de todas las facilidades que el progreso ha hecho posible, existen aún zonas geográficas donde los misioneros, testigos de Cristo, no han llegado con la Buena Noticia de su amor. “La Iglesia de Cristo fue, es y será siempre en salida hacia nuevos horizontes geográficos, sociales y existenciales… para dar testimonio de Él y de su amor por todos los hombres y mujeres de cada pueblo, cultura y condición social”.

“El Espíritu Santo vendrá sobre ustedes y recibirán su fuerza”

Sobre el tercer y último punto de su mensaje, el Papa Francisco explica que Cristo, al anunciar a los discípulos la misión de ser sus testigos, les prometió también la gracia del Espíritu Santo para una responsabilidad tan grande.

“Así que los discípulos de Jesús, que antes eran débiles, temerosos y cerrados, dieron inicio al periodo de evangelización del mundo. El Espíritu Santo los fortaleció, les dio la valentía y sabiduría para testimoniar a Cristo delante de todos”.

Por eso -señala el Papa Francisco-, todo discípulo misionero de Cristo está llamado a reconocer la importancia de la acción del Espíritu Santo, a vivir con Él en lo cotidiano y a recibir constantemente su fuerza e inspiración.

“Especialmente cuando nos sintamos cansados, desanimados, perdidos, acordémonos de acudir al Espíritu Santo en la oración, que tiene un papel fundamental en la vida misionera, para dejarnos reconfortar y fortalecer por Él… Es Él quien da la palabra justa, en el momento preciso y en el modo apropiado”.

“Queridos hermanos y hermanas -finaliza el Papa Francisco-, sigo soñando con una Iglesia totalmente misionera… Ojalá todos nosotros fuéramos en la Iglesia lo que ya somos en virtud del Bautismo: profetas, testigos y misioneros del Señor. Con la fuerza del Espíritu Santo y hasta los confines de la tierra. María, Reina de las misiones, ruega por nosotros”.

Con información de Vatican.Va

Compartir




Publicidad