Papa Francisco: la pandemia no justifica faltas a la seguridad laboral

El Papa llamó a no utilizar la pandemia como pretexto para justificar omisiones en materia de seguridad laboral, sino como una oportunidad para crecer.
Papa Francisco. Foto: Vatican News
Papa Francisco. Foto: Vatican News

El Papa Francisco reflexionó este sábado sobre la importancia de proteger la seguridad laboral de los trabajadores, que se ha visto afectada en gran parte del mundo debido a la pandemia por Covid-19.

Al recibir a los miembros de la Asociación Italiana de Químicos del Cuero, el Santo Padre quiso manifestar de manera especial  su cercanía y la de la Iglesia a los trabajadores en este momento de “crisis económica y social tan compleja”, causada en parte por la crisis sanitaria.

“Muchos trabajadores y trabajadoras y sus familias viven situaciones difíciles, agravadas por la pandemia. Pero la pandemia no puede ni debe convertirse en un pretexto para justificar omisiones en materia de justicia o seguridad“, dijo.


Al contrario –continuó explicando– la crisis puede enfocarse como una oportunidad para crecer juntos en solidaridad y en la calidad del trabajo.

Sabiduría y experiencia

Tomando a San José como modelo, el Santo Padre recordó que su ejemplo e intercesión puede ayudar a “no ceder al desánimo, a utilizar creativamente los talentos y la experiencia para avanzar”.

En particular, el Papa se refirió a la importancia de unir la sabiduría y la experiencia de las viejas generaciones con el ímpetu de las nuevas.

“Es muy importante reunir la sabiduría de los mayores y el entusiasmo de los jóvenes: me imagino a los jóvenes apasionados por un sector original como el suyo, y necesitan encontrar a los “veteranos” que tienen tanto que enseñar, y no sólo a nivel técnico, sino también a nivel humano”.

Responsabilidad ecológica

El Papa también quiso destacar en el encuentro, que tratándose de un sector donde se utilizan productos químicos, es fundamental tener presente el impacto medioambiental de esta actividad, que, si bien está destinada a fabricar productos que forman parte de la cotidianidad, debe hacerse en el respeto de la casa común.

Por ello, los exhortó a contribuir en el cuidado de la casa común, “abordando con seriedad su propio trabajo, compartiendo los conocimientos y la experiencia, así como las actualizaciones jurídicas y técnicas que ayudan a crecer en responsabilidad social y ecológica“.

Con información de VaticanNews.