Papa Francisco: Dan vergüenza los que se aprovechan de los ancianos

El Santo Padre aseguró que la vergüenza debería caer sobre quienes se aprovechan de la debilidad de la enfermedad y la vejez.
El Papa Francisco saluda a una pareja durante la Audiencia General. Foto: Vatican Media.
El Papa Francisco saluda a una pareja durante la Audiencia General. Foto: Vatican Media.

Todos debemos aprender de los ancianos, pues ellos, en su debilidad, nos enseñan a quienes vivimos otras edades, que todos debemos abandonarnos en el Señor, aseguró el Papa Francisco. 

Leer: Este será el tema de la Jornada Mundial de los Abuelos y Mayores 2022

“De hecho -aseguró-, la vergüenza debería caer sobre aquellos que se aprovechan de la debilidad de la enfermedad y la vejez”. 




“Sí, hay un don en ser anciano entendido como abandonarse al cuidado de los demás, empezando por Dios mismo”.

En su catequesis durante la Audiencia General, el Santo Padre habló del “magisterio de la fragilidad”, que consiste en no esconder nuestras fragilidades. “Son verdaderas, hay una realidad y hay un magisterio de la fragilidad, que la vejez es capaz de recordar de manera creíble para todo el arco de la vida humana”. 

“No esconder la vejez, no esconder las fragilidades de la vejez. Esta es una enseñanza para todos nosotros. Este magisterio abre un horizonte decisivo para la reforma de nuestra propia civilización. Una reforma indispensable en beneficio de la convivencia de todos”. 

Leer: Los 3 pasan de los 110 años. ¡Aquí sus recetas para una vida larga y feliz!

La marginación de los ancianos tanto conceptual como práctica, agregó el Papa, corrompe todas las etapas de la vida, no sólo la de la ancianidad. 

“Cada uno de nosotros puede pensar hoy en los ancianos de la familia: ¿cómo me relaciono con ellos, los recuerdo, voy a verlos? ¿Trato que no les falte de nada? ¿Los respeto? ¿He cancelado de mi vida a los ancianos que están en mi familia, mamá, papá, abuelo, abuela, tíos, amigos? ¿O voy donde ellos para tomar sabiduría, la sabiduría de la vida?”.

“Recuerda que también tú serás anciano o anciana. La vejez viene para todos. Y como tú querrías ser tratado o tratada en el momento de la vejez, trata tú a los ancianos hoy”.