La voz del Papa

4 lecciones del mensaje de Cuaresma del Papa Francisco 2020

Resumen con los 4 puntos más importantes del mensaje de Cuaresma del Papa Francisco 2020.
El mensaje de Cuaresma 2020 del Papa Francisco fue difundido este 24 de febrero.
El mensaje de Cuaresma 2020 del Papa Francisco fue difundido este 24 de febrero.

Este 24 de febrero de 2020, la Oficina de Prensa de la Santa Sede dio a conocer el mensaje del Papa Francisco para Cuaresma, titulado “En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios” (2 Co 5,20).

En él, invoca a la intercesión de la Virgen María para que esta Cuaresma escuchemos el llamado a dejarnos reconciliar con Dios, fijemos la mirada del corazón en el Misterio pascual y nos convirtamos a un diálogo abierto y sincero con el Señor.

Leer: 5 puntos para recuperar el verdadero sentido de la Cuaresma

Te presentamos un resumen con los 4 puntos más importantes.

1. El misterio, fundamento de la conversión

En el primer apartado, “El misterio, fundamento de la conversión”, el Papa subraya que la alegría del cristiano “brota de la escucha y de la aceptación de la Buena Noticia de la muerte y resurrección de Jesús: el kerygma. En este se resume el Misterio de un amor ‘tan real, tan verdadero, tan concreto, que nos ofrece una relación llena de diálogo sincero y fecundo’ (Exhort. ap. Christus vivit, 117)».

Después, el Obispo de Roma remite a la Exhortación apostólica Christus vivit: “Mira los brazos abiertos de Cristo crucificado, déjate salvar una y otra vez. Y cuando te acerques a confesar tus pecados, cree firmemente en su misericordia que te libera de la culpa. Contempla su sangre derramada con tanto cariño y déjate purificar por ella. Así podrás renacer, una y otra vez” (n. 123).

2. Urgencia de conversión

El Pontífice remarca la importancia de la oración en el tiempo cuaresmal, pues el contemplar “la experiencia de la misericordia”, solo es posible en dicha práctica, “en un ‘cara a cara’ con el Señor crucificado y resucitado ‘que me amó y se entregó por mí’ (Ga 2,20)”, en el “diálogo de corazón a corazón, de amigo a amigo”.

Orar, “más que un deber, nos muestra la necesidad de corresponder al amor de Dios, que siempre nos precede y nos sostiene”. Lo que verdaderamente cuenta a los ojos de Dios al rezar “es que penetre dentro de nosotros, hasta llegar a tocar la dureza de nuestro corazón, para convertirlo cada vez más al Señor y a su voluntad”, explicó.

Y, cuanto más nos dejemos fascinar por la Palabra de Dios, “más lograremos experimentar su misericordia gratuita hacia nosotros”.

3. Dialogo de Dios con sus hijos

Para el Papa, esta nueva oportunidad de conversión debería suscitar “un sentido de reconocimiento y sacudir nuestra modorra” ya que, a pesar de la presencia del mal en nuestra realidad, “este espacio que se nos ofrece para un cambio de rumbo manifiesta la voluntad tenaz de Dios de no interrumpir el diálogo de salvación con nosotros”.

Y apuntó que el diálogo que desea entablar con el hombre a través de Misterio Pascual, no se parece al que se atribuye a los atenienses, los cuales “no se ocupaban en otra cosa que en decir o en oír la última novedad (Hch 17,21)”. Se trata de una charlatanería que “caracteriza la mundanidad de todos los tiempos, y en nuestros días puede insinuarse también en un uso engañoso de los medios de comunicación”.

4. Riqueza para compartir

Finalmente, el Santo Padre aclaró que poner el Misterio Pascual en el centro de la vida significa “sentir compasión por las llagas de Cristo crucificado”. Estas se encuentran presentes en las numerosas víctimas de las guerras; de los abusos contra la vida, del no nacido y del anciano; de todas las formas de violencia; de los desastres medioambientales; de la distribución injusta de los bienes de la tierra; de la trata de personas; y de la idolatría de la “sed desenfrenada de ganancias”.

De este modo, recordó el deber de las personas de compartir los bienes con los más necesitados a través de la limosna para construir “un mundo más justo”: “Compartir con caridad hace al hombre más humano, mientras que acumular conlleva el riesgo de que se embrutezca, ya que se cierra en su propio egoísmo. Podemos y debemos ir incluso más allá, considerando las dimensiones estructurales de la economía”, aclaró.

Por todo ello, en su mensaje, el Papa Francisco hace referencia a que en la Cuaresma 2020, del 26 al 28 de marzo, ha convocado a los jóvenes empresarios y change-makerscon el objetivo de contribuir a diseñar una economía más justa e inclusiva que la actual”.

Lee el mensaje de Cuaresma completo del Papa Francisco 2020 aquí.

Con información de Zenit

Comentarios