La voz del Papa

Los 2 secretos del Papa Francisco para ser un buen misionero

El Sumo Pontífice recordó que Dios quiere que todos los hombres se salven, pues su corazón no excluye a nadie.
El Papa Francisco. Foto: Archivo
El Papa Francisco. Foto: Archivo

El Papa Francisco aseguró que, para ser un buen misionero, se requieren dos condiciones indispensables: la oración y la renuncia.

En su homilía de este domingo en la Basílica de San Pedro de El Vaticano en el marco del Día Mundial de las Misiones, el Santo Padre destacó el significado del “monte” para Jesús, quien predicó las Bienaventuranzas en una montaña, se transfiguró en el  Tabor, dio su vida en el Calvario y ascendió al Cielo desde el monte de los Olivos.

Leer: 3 pasos para ser un buen misionero

El monte es para Él, agregó el Papa, un “lugar de grandes encuentros entre Dios y el hombre, es también el sitio donde Jesús pasa horas y horas en oración, uniendo la tierra y el cielo; a nosotros, sus hermanos, con el Padre”.

Para los cristianos el monte significa la oración, que nos acerca a Dios y allí es donde comienza la Misión.

“En el corazón de este mes misionero, preguntémonos: ¿Qué es lo que cuenta para mí en la vida? ¿Cuáles son las cumbres que deseo alcanzar?”, cuestionó Francisco.

Leer: Megamisión CDMX: Estas son las actividades de las 72 horas de misión

El otro secreto de la misión es la renuncia, pues “para anunciar se necesita renunciar (…) una vida de servicio, que sabe renunciar a muchas cosas materiales que empequeñecen el corazón, nos hacen indiferentes y nos encierran en nosotros mismos”.

Por último, el Papa Francisco recordó que Dios quiere que todos los hombres se salven y su corazón no excluye a nadie.

“Esta es la misión: subir al monte a rezar por todos y bajar del monte para hacerse don a todos”.

“Ve con amor hacia todos, porque tu vida es una misión preciosa: no es un peso que soportar, sino un don para ofrecer. Ánimo, sin miedo, ¡vayamos al encuentro de todos!”.

Te puede interesar: Papa Francisco: el misionero vive la valentía del Evangelio