7 claves del mensaje del Papa para la Jornada Mundial de los Pobres

El Papa Francisco dijo que es necesario reconocer que toda persona lleva impresa en sí la imagen de Dios.
El papa Francisco invita comida navideña a personas en situación vulnerable.
El papa Francisco invita comida navideña a personas en situación vulnerable.

El Papa Francisco hoy dio a conocer su mensaje para la cuarta Jornada Mundial de los Pobres 2020, la cual se celebrará el 15 de noviembre de este año.

Estos son las siete claves más importantes de su mensaje titulado “Tiende la mano al pobre” (cf. Si 7,32), que es tomado del libro del Eclesiástico, también conocido como Sirácida, donde “expone sus consejos sobre muchas situaciones concretas de la vida, y la pobreza es una de ellas”, detalló el Papa Francisco en su carta.

1.- La solidaridad con los pobres

“La oración a Dios y la solidaridad con los pobres y los que sufren son inseparables. Para celebrar un culto que sea agradable al Señor, es necesario reconocer que toda persona, incluso la más indigente y despreciada, lleva impresa en sí la imagen de Dios. El tiempo que se dedica a la oración nunca puede convertirse en una coartada para descuidar al prójimo necesitado; sino todo lo contrario: la bendición del Señor desciende sobre nosotros y la oración logra su propósito cuando va acompañada del servicio a los pobres“.


“El encuentro con una persona en condición de pobreza siempre nos provoca e interroga: ¿Cómo podemos ayudar a eliminar o al menos aliviar su marginación y sufrimiento? ¿Cómo podemos ayudarla en su pobreza espiritual? La comunidad cristiana está llamada a involucrarse en esta experiencia de compartir. El grito silencioso de tantos pobres debe encontrar al pueblo de Dios en primera línea, siempre y en todas partes, para darles voz, defenderlos y solidarizarse con ellos ante tanta hipocresía y tantas promesas incumplidas, e invitarlos a participar en la vida de la comunidad”.

ELmPapa visita una favela en su visita a Brasil en 2013. Foto Vatican Media

BRA129. RÍO DE JANEIRO (BRASIL), 25/07/2013.- El papa Francisco besa a un niño hoy, jueves 25 de julio de 2013, durante su visita a la favela Varginha en Río de Janeiro (Brasil). El pontífice visitó hoy una favela, donde dijo que “nadie puede permanecer indiferente ante las desigualdades que existen en el mundo”. Además, en su visita el complejo de favelas de Manguinhos, en la zona norte de Río de Janeiro, donde viven unas 2.000 personas en casas hechas con cartón y materiales de derribo, pidió a los poderes públicos que trabajen por un mundo más justo y solidario y a los jóvenes que luchen contra la corrupción y la injusticia. EFE/Antonio Lacerda

2.- Gestos de solidaridad y amor

“En estos meses, en los que el mundo entero ha estado como abrumado por un virus que ha traído dolor y muerte, desaliento y desconcierto, ¡cuántas manos tendidas hemos podido ver! Tender la mano hace descubrir, en primer lugar, a quien lo hace, que dentro de nosotros existe la capacidad de realizar gestos que dan sentido a la vida. Tender la mano es un signo que recuerda inmediatamente la proximidad, la solidaridad, el amor. ¡Cuántas manos tendidas se ven cada día!”

“Y, aunque si nos quedamos con la información que aparece en los medios de comunicación, podamos tener la impresión de que el mal es más fuerte, recuerda que ‘Todas estas manos han desafiado el contagio y el miedo para dar apoyo y consuelo’”.

3.- Hay que estar preparados para servir

“Esta pandemia llegó de repente y nos tomó desprevenidos, dejando una gran sensación de desorientación e impotencia. Sin embargo, la mano tendida hacia el pobre no llegó de repente. Ella, más bien, ofrece el testimonio de cómo nos preparamos a reconocer al pobre para sostenerlo en el tiempo de la necesidad. Uno no improvisa instrumentos de misericordia. Es necesario un entrenamiento cotidiano, que proceda de la conciencia de lo mucho que necesitamos, nosotros los primeros, de una mano tendida hacia nosotros”.

4.- La lección de la pandemia

“Este momento que estamos viviendo ha puesto en crisis muchas certezas. Nos sentimos más pobres y débiles porque hemos experimentado el sentido del límite y la restricción de la libertad”.

“Nuestras riquezas espirituales y materiales fueron puestas en tela de juicio y descubrimos que teníamos miedo. Encerrados en el silencio de nuestros hogares, descubrimos la importancia de la sencillez y de mantener la mirada fija en lo esencial. Hemos madurado la exigencia de una nueva fraternidad, capaz de ayuda recíproca y estima mutua. Este es un tiempo favorable para ‘volver a sentir que nos necesitamos unos a otros, que tenemos una responsabilidad por los demás y por el mundo. En definitiva, las graves crisis económicas, financieras y políticas no cesarán mientras permitamos que la responsabilidad que cada uno debe sentir hacia al prójimo y hacia cada persona permanezca aletargada”.

Comedor de la Parroquia de la Soledad. Foto DLF/Hilda Santiago.

Comedor de la Parroquia de la Soledad. Foto DLF/Hilda Santiago.

5.- La pobreza, una invitación a la responsabilidad

“‘Tiende la mano al pobre’ es, por lo tanto, una invitación a la responsabilidad y un compromiso directo de todos aquellos que se sienten parte del mismo destino. Es una llamada a llevar las cargas de los más débiles, como recuerda san Pablo: ‘Mediante el amor, poneos al servicio los unos de los otros. Porque toda la Ley encuentra su plenitud en un solo precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Llevad las cargas los unos de los otros’ ( Ga 5,13-14; 6,2). El Apóstol enseña que la libertad que nos ha sido dada con la muerte y la resurrección de Jesucristo es para cada uno de nosotros una responsabilidad para ponernos al servicio de los demás, especialmente de los más débiles. No se trata de una exhortación opcional, sino que condiciona de la autenticidad de la fe que profesamos”.

6.- La indiferencia

“La actitud de quienes tienen las manos en los bolsillos y no se dejan conmover por la pobreza, de la que a menudo son también cómplices. La indiferencia y el cinismo son su alimento diario. ¡Qué diferencia respecto a las generosas manos que hemos descrito! Y también hay manos tendidas que, en el puritanismo hipócrita, establecen leyes que ellos mismos no observan. En este panorama, ‘los excluidos siguen esperando. Para poder sostener un estilo de vida que excluye a otros, o para poder entusiasmarse con ese ideal egoísta, se ha desarrollado una globalización de la indiferencia’. (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 54).

7.- Amor: el objetivo de las acciones

“No podemos ser felices hasta que estas manos que siembran la muerte se transformen en instrumentos de justicia y de paz para el mundo entero. La finalidad de cada una de nuestras acciones no puede ser otro que el amor. Este es el objetivo hacia el que nos dirigimos y nada debe distraernos de él. Este amor es compartir, es dedicación y servicio, pero comienza con el descubrimiento de que nosotros somos los primeros amados y movidos al amor”.

 

Accede al mensaje completo del Papa Francisco sobre la Jornada Mundial de los Pobres 2020 en esta liga: http://www.vatican.va/content/francesco/es/events/event.dir.html/content/vaticanevents/es/2020/6/13/messaggio-giornata-poveri.html

 

Con información de Vatican News