La llama de Santa Teresa de Jesús lleva 5 siglos brillando

En su mensaje a los participantes del Congreso Internacional “Teresa de Jesús, Mujer Excepcional”, el Papa los exhortó a tenerla como amiga.
Al retomar su ciclo de catequesis sobre san José, el Papa Francisco abordó el tema de la muerte como misterio iluminado por la luz de la resurrección.
Al retomar su ciclo de catequesis sobre san José, el Papa Francisco abordó el tema de la muerte como misterio iluminado por la luz de la resurrección.

El Papa Francisco dirigió un mensaje a los participantes del Congreso Internacional “Teresa de Jesús, Mujer Excepcional”, organizado por la Diócesis de Ávila (España) y la Orden del Carmelo, mismo que cuenta con la participación online de personas de Brasil, Perú, México, Estados Unidos, Finlandia, Guatemala, Senegal, Italia y Alemania.

Puedes leer: 6 poemas de Santa Teresa de Ávila sobre el amor a Dios

En dicho mensaje, el Papa Francisco señaló que es hermoso recordar que todas las gracias místicas que recibía santa Teresa la trasladaban al cielo, y que a su vez ella trasladaba el cielo a la tierra, haciendo de su vida una morada de Dios en la que todos cabían.


A 50 años de que el Papa Pablo VI otorgara a la santa abulense el título de Doctora de la Iglesia -convirtiéndose en la primera mujer en recibirlo-, el Papa Francisco reconoció el precioso magisterio que Dios ha legado al mundo a través de sus escritos y su testimonio de vida.

“A pesar de los 5 siglos que nos separan de su existencia terrena -señaló el Santo Padre-, la llama que Jesús encendió en Teresa sigue brillando en este mundo siempre necesitado de testigos valientes, capaces de romper cualquier muralla, sea física, existencial o cultural”.

Asimismo, llamó a los participantes de este Congreso Internacional -y a la comunidad en general- a tener a santa Teresa de Jesús como amiga, compañera y guía, “ya que su ejemplo no es sólo para los que sienten el llamado a la vida religiosa, sino para todos los que desean progresar en el camino de purificación”.

Finalmente, el Papa Francisco Recordó que Santa Teresa de Jesús tenía una gran devoción por san José, a quien tomó como maestro: “A él se encomendaba, teniendo la certeza de que recibiría las gracias que le pedía. De su experiencia animaba a otros a que hicieran lo mismo. Tal fue su devoción que, con motivo de sus fundaciones, recorría las tierras de Castilla y de Andalucía acompañada por la imagen de san José”.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775