La voz del Papa

Esto es lo que podemos aprender de San Pablo apóstol, según el Papa

Durante su homilía en la capilla de Santa Marta, el Papa Francisco habló de la conversión de Pablo.
El Papa Francisco en la capilla de Santa Marta. Foto: Vatican Media
El Papa Francisco en la capilla de Santa Marta. Foto: Vatican Media

Inspirado en la lectura que relata la conversión de San Pablo en el camino de Damasco, el Papa Francisco habló de la gracia del valor de la docilidad y de la apertura de nuestros corazones a la voz de Dios.

En su homilía de la Misa matutina, el Papa Francisco destacó algunas características del apóstol de los gentiles.

1. Ser coherentes y honestos

De acuerdo con el Santo Padre, Pablo era “un hombre fuerte” y “enamorado de la pureza de la ley de Dios”. Era honesto y, aunque de mal humor, era coherente.

“Si perseguía a los cristianos era porque estaba convencido de que Dios lo quería. (…) Y se arriesgaba, se arriesgaba, y seguía adelante. Y otra característica de su temperamento es que era un hombre dócil, que tenía docilidad y que no era testarudo“, dijo el Pontífice.

Leer: Esto es lo que podemos aprender de san José, de acuerdo con el Papa

2. Ser dóciles y estar abiertos a la voz de Dios

El temperamento de San Pablo era obstinado, pero no su alma. De acuerdo con el Papa, Pablo estaba abierto a las sugerencias de Dios: encarcelaba y mataba a los cristianos, pero una vez que escuchó la voz del Señor, se hizo como un niño y se dejó llevar.

“Todas esas convicciones que tenía se quedan en silencio, esperando la voz del Señor: “¿Qué debo hacer, Señor?” Y él va, y va al encuentro en Damasco, al encuentro de ese otro hombre dócil y se deja catequizar como un niño, se deja bautizar como un niño. La apertura a la voz de Dios y docilidad son un ejemplo para nuestra vida“, aseguró.

3. Buscar nuevos caminos

El Papa Francisco aseguró que buscar nuevos caminos nos hará bien a todos. “Siempre que sean los caminos del Señor. Pero ir hacia adelante: adelante en la profundidad de la oración, en la profundidad de la docilidad, del corazón abierto a la voz de Dios, y así se hacen los verdaderos cambios en la Iglesia, con personas que saben cómo luchar en lo pequeño y lo grande”, afirmó.

Con información de Vatican News