La voz del Papa

El Papa Francisco pide no hacer negocio con la gracia de Dios

El Santo Padre aseguró que los pastores que hacen esto provocan mucho mal, pues la gracia divina es gratuita.
El Papa Francisco en la Capilla de la Casa Santa Marta

Al celebrar este martes la Santa Misa en la Capilla de la Casa Santa Marta, en el Vaticano, el Papa Francisco centró su reflexión en el tema de la gratuidad de la gracia divina y la importancia de ensanchar el corazón para recibirla.

“Cuando decimos ‘Padre nuestro’ y rezamos –explicó el Papa– abrimos el corazón para que esta gratuidad venga. A veces, cuando necesitamos algo espiritual o una gracia, decimos: ‘Bueno, ahora ayunaré, haré penitencia, haré una novena….’. Está bien, pero esto no es para pagar por la gracia, para comprar la gracia. Esto es para ensanchar el corazón para que la gracia venga. La gracia es gratuita”.

En este sentido, el Santo Padre aseguró que si bien todos los bienes de Dios son gratuitos, el problema es que “el corazón se encoge, se cierra”, y no es capaz de recibir “tanto amor gratuito”.

Y esto –continuó explicando el Pontífice– es especialmente “para nosotros, los pastores de la Iglesia, para no vender la gracia”. Aseguró que los pastores que hacen negocios con la gracia de Dios hacen mucho mal: “Yo haré esto, pero esto cuesta tanto, esto otro tanto…”. La gracia del Señor es gratuita y “tú debes darla gratuitamente”, dijo.

También advirtió que en la vida espiritual siempre está el peligro de resbalar sobre el pago, “siempre, incluso hablando con el Señor, como si quisiéramos dar un soborno al Señor. ¡No! ¡La cosa no va por allí!”

“Esta relación de gratuidad con Dios –concluyó– es lo que nos ayudará después a tenerla con los demás, tanto en nuestro testimonio cristiano como en el servicio cristiano y en la vida pastoral de los que son pastores del pueblo de Dios”.