La voz del Papa
rmb

El Papa Francisco pide luchar contra el virus de la desigualdad

“Los síntomas de desigualdad revelan una enfermedad social; es un virus que viene de una economía enferma”.
Papa Francisco en la Audiencia General. Foto: Vatican Media.
Papa Francisco en la Audiencia General. Foto: Vatican Media.

La desigualdad social es un virus que viene de una economía enferma, fruto de un crecimiento económico injusto, que prescinde de los valores humanos fundamentales, alertó el Papa Francisco.

En su audiencia general de este miércoles, el Santo Padre explicó que “la desigualdad social y el degrado ambiental van de la mano y tienen la misma raíz: la del pecado de querer poseer y dominar a los hermanos y las hermanas, la naturaleza y al mismo Dios”.


Leer: Papa Francisco: Que la vacuna contra el COVID-19 sea para todos

Estos síntomas de desigualdad –continúa el Pontífice- revelan una enfermedad social; es un virus que viene de una economía enferma”, aseguró.

Mientras algunas personas pueden continuar sus trabajos desde casa, para muchos otros -dijo-, esto es imposible.

“Ciertos niños, a pesar de las dificultades, pueden seguir recibiendo una educación escolar, mientras que para muchísimos otros esta se ha interrumpido bruscamente. Algunas naciones poderosas pueden emitir moneda para afrontar la emergencia, mientras que para otras esto significaría hipotecar el futuro.

Se reanudan las audiencias con fieles

La Sala de Prensa de la Santa Sede confirmó que el próximo miércoles 2 de septiembre se reanudarán las audiencias con el Papa Francisco con la presencia de fieles.

El pasado 11 de marzo, a causa de la crisis sanitaria por el COVID-19, las Audiencias generales con fieles se suspendieron y comenzaron a realizarse en la Biblioteca del Palacio Apostólico, a puerta cerrada.

A partir de la próxima semana, las audiencias del mes de septiembre se realizarán en el Patio de San Dámaso del Palacio Apostólico siguiendo las indicaciones sanitarias de las autoridades.

La Audiencia comenzará a las 09:30 horas, tiempo de Roma, y la participación será abierta a todos aquellos que lo deseen, sin necesidad de entradas.

Comentarios