La voz del Papa

El Papa criticó el usar influencias para crecer en la carrera eclesiástica

Aseguró que no es cristiano buscar influencias para crecer en la carrera eclesiástica.
El Papa Francisco en la Capilla de la Casa Santa Marta
El Papa Francisco en la Capilla de la Casa Santa Marta

Ser cristiano, sacerdote u obispo es un regalo gratuito del Señor: no se compra, por lo que no es cristiano buscar influencias para crecer en la carrera eclesiástica, aseguró el Papa Francisco.

Leer: Papa Francisco: sembremos paz donde hay odio

En su homilía en la Capilla de Santa Marta, el Papa reflexionó parte del Salmo Responsorial (Salmo 88) y de la Primera Lectura (1Sam 16,1-13°) de la Liturgia de hoy. El Salmo 88 recuerda la elección de David como rey de Israel después de que el Señor rechazara a Saúl por no haberle obedecido. En la primera lectura, el Señor envía entonces a Samuel a ungir como rey a uno de los hijos de Jesé de Belén. La unción indica la elección de Dios y también se utiliza hoy en día para consagrar a los sacerdotes, obispos.

Los cristianos también somos ungidos con aceite en el Bautismo, recuerda el Papa Francisco. Dios invita a Samuel a no detenerse en el aspecto físico porque, dice, “no cuenta lo que el hombre ve: de hecho, el hombre ve la apariencia pero el Señor ve el corazón”.

Leer: El Papa nos recuerda la “medicina” para las enfermedades del alma

El Papa repasa entonces los acontecimientos que tuvieron lugar en ese momento: los hermanos de David luchaban contra los filisteos para defender el reino de Israel, “tenían méritos”, pero el Señor eligió al más pequeño de ellos, a David. De acuerdo con el Pontífice, que el Señor haya elegido al más pequeño nos muestra “la gratuidad de la elección de Dios”.

El Señor nos ha elegido gratuitamente. No hemos pagado nada para convertirnos en cristianos. Nosotros sacerdotes, obispos no hemos pagado nada para ser sacerdotes y obispos. Porque hay, sí, los que quieren ir adelante en la llamada carrera eclesiástica, que se comportan de modo simoníaco, buscan influencias para convertirse en aquí, allá, allá… los trepadores. No, pero esto no es cristiano. El ser cristiano, el ser bautizados, el ser ordenados sacerdotes y obispos es pura gratuidad. Los dones del Señor no se compran”, dijo.

Con información de Vatican News