Los 3 consejos del Papa Francisco a sacerdotes recién ordenados

Este Domingo del Buen Pastor, el Papa Francisco ordenó a nueve sacerdotes en el Vaticano. Entre sus consejos les pidió alejarse del dinero y la vanidad.
El Papa Francisco besa la mano de uno de los nueve neopresbíteros. Foto: Vatican Media
El Papa Francisco besa la mano de uno de los nueve neopresbíteros. Foto: Vatican Media

En el IV Domingo de Pascua, Fiesta de Jesús Buen Pastor, el Papa Francisco ordenó a nueve sacerdotes de la Diócesis de Roma, a los cuales los llamó a seguir el estilo de Jesús: ser cercanos con las personas.

El Santo Padre presidió la celebración en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano, durante este domingo en el que tradicionalmente los Pontífices realizan ordenaciones sacerdotales o diaconales.

Puedes leer: 5 consejos del Papa Francisco a los políticos


En su homilía, el Papa Francisco dio algunos consejos a estos nuevos sacerdotes que pueden aplicarse a los neopresbíteros de todas las diócesis:

Sigan el camino de las “cuatro cercanías”

En su homilía, el Papa Francisco pidió a estos sacerdotes conducir su vocación sacerdotal por “el bello camino de las cuatro cercanías”, es decir, la cercanía con Dios, con el Obispo, con los demás sacerdotes y con el Pueblo de Dios.

“Porque el estilo de cercanía es el estilo de Dios: un estilo de compasión y ternura. No cierren el corazón a los problemas (y verán muchos). Acompañen a la gente en sus problemas. Practiquen la compasión que los llevará al perdón y a la misericordia. Sean misericordiosos, sean ‘perdonadores’ porque Dios no se cansa de perdonar. Somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón. Deseo que sigan este estilo, que es el estilo de Dios”.

Este camino, aseguró, les ayudará a ejercer su ministerio sin miedo:

“Busquen el consuelo en Jesús, en la Virgen, no olviden a la Madre. Sean consolados allí y lleven las cruces, de la mano de Jesús y de la Virgen. No tengan miedo. Si ustedes están cerca del Señor, de los obispos, cerca entre ustedes y cerca del pueblo, no tienen que tener miedo porque todo irá bien”.

“Aléjense del dinero, del orgullo y la vanidad”

El Santo Padre también advirtió a los diáconos a punto de ser promovidos al orden del presbiterio sobre la importancia de alejarse de lo superfluo, particularmente de la ambición del dinero.

“Por favor apártense de la vanidad, del orgullo, del dinero: El diablo entra por los bolsillos. Piensen en esto. Sean pobres como pobre es el santo Pueblo de Dios”, expresó.

También los exhortó a ser “pobres que aman a los pobres” y a no pensar en el sacerdocio como una “carrera eclesiástica”.

Sean servidores, no funcionarios, ni empresarios

Siguiendo con la idea de la pobreza, el Papa les dio un tercer consejo: siempre sean servidores y busquen servir al prójimo, pues el enfoque de los sacerdotes no debe estar en los puestos eclesiásticos.

“No sean trepadores siguiendo la carrera eclesiástica, porque entonces se convertirán en empresarios y funcionarios, que pierden esa pobreza que los asemeja a Cristo pobre, al Crucificado. No sean sacerdotes empresarios sino servidores”, les dijo.

 

Puedes leer: 5 consejos de los obispos de México para las elecciones 2021

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios