Un regalo con causa: Este asilo necesita de tu valiosa ayuda

La Casa Hogar Nuestra Señora de los Ángeles tiene 14 habitantes y necesita donativos económicos; así puedes ayudar
Dos habitantes de la Casa Hogar Nuestra Señora de los Ángeles donde viven 14 adultos mayores.
Dos habitantes de la Casa Hogar Nuestra Señora de los Ángeles donde viven 14 adultos mayores.

Desde hace 28 años, el sacerdote José Guadalupe Jiménez, o padre Lupillo, como lo conocen la mayoría de los fieles, decidió dedicar su vida al cuidado de los adultos mayores, así surgió la actual Casa Hogar Nuestra Señora de los Ángeles donde viven 14 personas.

Este lugar se encuentra a un lado de la parroquia la Asunción de María, en Iztapalapa, iglesia que atiende el sacerdote.

Los inquilinos tienen diversas historias, pero lamentablemente a muchos los une realidad palpable: el abandono.

“Nuestra economía para subsistir se ha ido para abajo, en parte porque solo de dos de las personas que viven aquí hay familiares que realizan aportaciones para su cuidado”, explicó el sacerdote.

El padre José Guadalupe Jiménez ha dedicado su vida al cuidado de los adultos mayores. Foto: Alfredo Márquez.

El padre José Guadalupe Jiménez ha dedicado su vida al cuidado de los adultos mayores. Foto: Alfredo Márquez.

Algunas de las personas que han encontrado aquí un hogar fueron despojadas de sus bienes, otras abandonadas totalmente por su familia.

Entre las más recientes que han llegado se encuentra una adulta mayor que fue dejada en la puerta de una iglesia en Iztapalapa. Sacerdotes que conocían la labor del padre Lupillo lo llamaron explicándole la situación y pidiéndole que la recibiera. A la fecha desconocen quiénes son sus familiares.

La Casa Hogar Nuestra Señora de los Ángeles se encuentra en la alcaldía de Iztapalapa.

La Casa Hogar Nuestra Señora de los Ángeles se encuentra en la alcaldía de Iztapalapa. Foto: Alfredo Márquez

Por ello, en este diciembre, el padre Lupillo invita a las personas de buen corazón a volverse bienhechores/as de este lugar y hacer ‘un regalo’ con causa.

“Yo acudo al buen corazón de la gente que pueda ayudar económicamente”, explicó en entrevista, el sacerdote. “Esta asociación civil tiene una apertura amplia para apoyar a todos, pero sin el medio económico eso no es posible”.

Una labor de servicio

Actualmente son 4 personas las que laboran en la Casa Hogar Nuestra Señora de los Ángeles, entre ellas está Eliza López, de 45 años, que en el turno matutino se encarga del cuidado integral de los adultos mayores, entre ello su aseo y proporcionales alimento.

Eliza comenzó a trabajar en la parroquia en 2017, mismo año en que su madre falleció, aquí la ‘encontró de nuevo’.

Eliza López es una de las empleadas de la Casa Hogar Nuestra Señora de los Ángeles.

Eliza López es una de las empleadas de la Casa Hogar Nuestra Señora de los Ángeles. Foto: Alfredo Márquez

“A mí me hubiera gustado cuidar más tiempo a mi mamá”, dijo en entrevista. “Yo siento que vengo a dar un servicio a cambio del que no le pude dar a ella, aquí lo estoy dando con todos estos abuelitos”.

¿Cómo puedes ayudar?

La Casa Hogar Nuestra Señora de los Ángeles tiene múltiples necesidades. Pero la primordial, de acuerdo con el padre Lupillo, son los donativos económicos para el sostenimiento de sus habitantes.

-Puedes donar a la cuenta:

Cuenta Bancomer débito

A nombre de José Guadalupe J.

No. Cuenta: 4152 3137 9350 2852

-Puedes marcar al teléfono para conocer sus necesidades:

Si tienes dudas también puedes enviar un WhatsApp o comunicarte al teléfono: 55 2686 4938 mencionando que te interesa aportar un donativo y conocer sus necesidades.

El padre José Guadalupe Jiménez señaló en entrevista que las personas interesadas pueden visitar la casa hogar para conocer la labor que realizan y decidir volverse bienhechoras.

También puedes apoyar donando despensa y otros bienes materiales. Para hacerlo puedes comunicarte de igual forma al teléfono: 55 2686 4938

La dirección de esta Casa Hogar es calle Veracruz, en la colonia Aculco, Iztapalapa, Ciudad de México.

 

Puedes leer: 7 reglas de oro en la convivencia con adultos mayores