Iglesia en México

San Juan Bosco y la educación en México

San Juan Bosco fue uno de los principales pedagogos del siglo XIX y su obra trasciende a nuestra época.
San Juan Bosco es el fundador de la Orden Salesiana.
San Juan Bosco es el fundador de la Orden Salesiana.

San Juan Bosco es patrono de la juventud y de los educadores. Fue el fundador de la Orden Salesiana que tiene 16 mil 92 religiosos en 129 países, distribuidos en 2 mil 36 comunidades. También existe una rama femenina, las salesianas, Hijas de María Auxiliadora, que son 14 mil 655, y trabajan en 89 países en mil 488 comunidades. Además, los Salesianos Cooperadores, son 24 mil 196 personas.

Estas cifras nos dan una idea de la importancia que tiene esta congregación religiosa y su gran influencia en la educación. Entre los años 2009 y 2014, tuvieron eventos para celebrar el 150 aniversario de la fundación de la congregación salesiana, como preparación del bicentenario del nacimiento de San Juan Bosco, que se cumplió en el 2015, y como parte de los festejos, una reliquia que recorrió más de 130 países.

La Congregación Salesiana en México la recibió en el Santuario Nacional de María Auxiliadora, en la Colonia Anáhuac. En aquellos años, el Rector Mayor de los salesianos era el padre Pascual Chávez Villanueva cuya nacionalidad es mexicana.

San Juan Bosco, además de ser el patrono de los niños, jóvenes y educadores, lo es de los magos y los cirqueros, porque era un santo alegre, y él mismo hacía trucos de magia para atraer y divertir a los niños.

San Juan Bosco fue uno de los principales pedagogos del siglo XIX y fundó escuelas para gente con pocos recursos, donde implementó talleres para enseñar oficios a los jóvenes para que no fueran explotados en la expansión de la Revolución Industrial.

Biografía de San Juan Bosco

San Juan Bosco Occhiena nació entre campesinos el 16 de agosto de 1815 al norte de Italia y quedó huérfano de padre a los dos años. Su madre, Margarita, sacó adelante a sus hijos. Un sueño relacionado con la eternidad marcó su vida a los 9 años.

A los 26 años, ya como sacerdote, llegó a Turín y se consagró a los jóvenes de los barrios más humildes, donde muchos delinquían y eran encarcelados. El 8 de diciembre de 1841 acogió a Bartolomé Garelli, el primer chico de la calle; tres días después tenía a 9; seis meses más tarde a 80. Así surgió el Oratorio salesiano y luego, a partir del 26 de enero de 1854, la Congregación Salesiana, con el nombre de San Francisco de Sales.

Para 1864, se puso la primera piedra del Santuario de María Auxiliadora en Turín-Valdocco, y en 1872 san Juan Bosco inició otro santuario de la Virgen: la Congregación de las Hijas de María Auxiliadora, cuyas integrantes reciben el nombre de Salesianas. En noviembre de 1875 partieron para América los 10 primeros misioneros salesianos y un año después se fundó los Cooperadores Salesianos, tercera rama de la Familia Salesiana, pero la obra más grande que Don Bosco fue su sistema de educación que era preventivo.

Antes de la muerte de Don Bosco, la actividad salesiana inició en Argentina, Francia, Uruguay, y en 1881 llegó a España.

Don Bosco murió al amanecer del 31 de enero de 1888.

Los salesianos en el mundo

En el año 2000, la familia salesiana estaba integrada por unas 17 mil personas, entre ellos, 107 obispos, y los Salesianos estaban en 123 países distribuidos del siguiente modo:

  • Europa: 32
  • América: 24
  • Asia: 21
  • África: 41
  • Oceanía: 5

Las Casas de la Congregación actualmente pasan de 2 mil. En la actualidad, el crecimiento mayor se da en la India y sorprende también el avance de la Congregación en África.

En cuando a la presencia por continentes, en Europa hay 8 mil 173 salesianos; en América: 4 mil 436; en Asia: 3mil 301; en África: 1mil 129 y en Oceanía: 157

Las actividades salesianas se enfocan a la educación de los jóvenes, en oratorios, centros juveniles y escuelas.

La primera invitación para que los Salesianos vinieran a México, fue escuchada en Italia, por Don Bosco, poco antes de que muriera. Fueron clérigos mexicanos residentes en Roma, quienes solicitaron la venida al país de estos educadores religiosos.

El primer sucesor de Don Bosco, el P. Miguel Rúa envió a los cinco los primeros salesianos en México: Ángel Piccono,  Rafael Piperni, Simón Visintainer, Coadjutor Pedro Tagliaferri y Clerigo Agustín Osella. Salieron de Turín el 19 de octubre y llegaron al Puerto de Veracruz el 1º de diciembre; tocaron tierra mexicana en Progreso, Yucatán, y finalmente entraron a la Ciudad de México, el 2 de diciembre de 1892.

En la calle Alameda de Santa María No. 2705, en le Col. de Santa María, se creó un internado para comenzar sus trabajos. El Arzobispo Prospero María Alarcón fue el más grande bienhechor de los Salesianos en los Primeros años.

El Colegio Salesiano en la colonia Santa Julia, fue su siguiente obra. Don Eduardo Zozaya y su hermana Doña Julia de Escalante regalaron el Terreno, y la primera piedra se puso el  29 de enero de 1893. El 19 de marzo de 1897 se bendijo la primera piedra del Templo de María Auxiliadora.

Actualmente, los salesianos en México tienen dos Inspectorías en Guadalajara y la Ciudad de México, y cuentan con 61 obras. En la Inspectoría del Guadalajara hay 185 salesianos y México 153 salesianos (Sacerdotes, Coadjutores, Teólogos, Tirocinantes, Postnovicios).

Te puede interesar: Cómo apoyar a tus hijos en su educación