Iglesia en México
rmb

Capellán de enfermos COVID pide a la gente tomar en serio la pandemia

El padre Roberto Funes, de la Ciudad de México, exhortó a las personas seguir las medidas sanitarias.
El padre Roberto Funes forma parte de los llamados Capellanes COVID. Foto: Cortesía
El padre Roberto Funes forma parte de los llamados Capellanes COVID. Foto: Cortesía

Si bien el semáforo epidemiológico de la Ciudad de México cambió este lunes a color naranja, eso no significa que la pandemia esté concluida. El sacerdote Roberto Funes Díaz, quien atiende espiritualmente a pacientes con COVID-19 y a personal sanitario en hospitales de la Ciudad de México, lamentó el panorama en que pese a la acumulación de casos hay gente que pone en duda la dimensión de la pandemia o incluso su existencia.

Leer: Capellanes COVID: La respuesta de la Iglesia para atender a los enfermos

La situación ha ido creciendo gravemente y, desafortunadamente, muchas personas aún no creen que exista esta enfermedad o que sea tan grave. Les quiero comentar que la cantidad de difuntos por esta causa es imposible ocultarla. Tenemos más de 25 mil difuntos en México”, dice en el video publicado en su cuenta de Facebook.

Padre Roberto Funes, Capellán COVID-19 de la Arquidiócesis de México.

Padre Roberto Funes, Capellán COVID-19 de la Arquidiócesis de México.

Hasta el domingo 28 de junio, la Secretaria de Salud del Gobierno de México informó que 26 mil 648 personas han fallecido.

“Si a usted le merece respeto la opinión de un sacerdote católico le quiero decir lo siguiente: le doy testimonio de una gran cantidad de personas que están muriendo (…) yo en el hospital he atendido a cientos y cientos de personas, de los cuales una gran cantidad ha fallecido”, agrega en el video.

Si descuido mi salud, estoy pecando

En el video, el padre Roberto Funes se dirigió especialmente a los católicos, a quienes recordó que no cuidar la salud va contra los mandamientos.

“Les exhorto a que tengamos una actitud de comprensión ante esta situación, de fe también, y que no digamos ese tonto comentario de que, ‘si me iba a tocar, ya me tocó’”.

“Eso es un error, es un engaño y atenta contra el quinto mandamiento, por el que Dios nos manda a cuidar nuestra salud, y si yo descuido mi salud, estoy pecando”, recordó el presbítero.

Tomar todas las precauciones de las autoridades sanitarias, agregó el padre Roberto, no significa dejar de confiar en que Dios nos cuida.

“Todo lo contrario, hemos de hacerlo y hemos de cuidar nuestra vida porque es un don que Dios nos dio y es el camino por el cual muchos descubrirán las bendiciones que Dios nos ha dado”.

A partir del cambio al semáforo naranja, el gobierno de la Ciudad de México dio a conocer los cuidados que debe seguir la población, entre ellos no salir de casa si no es necesario; usar cubreboca y mantener la distancia de 1.5 metros entre persona.

“Ojalá que todos tengamos los cuidados necesarios, y los  invito, sobre todo, a orar (…) Tengamos fe, creamos que esta es la oportunidad de tener una nueva manera de existir, una nueva manera de confiar y tener la fe más firme”, agrega el sacerdote Funes Díaz en el video.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios