30 horas en huelga de hambre contra la despenalización del aborto

En entrevista, el sacerdote Miguel Ángel Soto habla de sus razones para defender la vida ante el congreso de Sinaloa.
P. Miguel Ángel Soto, párroco del Carmen en Culiacán.
P. Miguel Ángel Soto, párroco del Carmen en Culiacán.

La imagen de un sacerdote haciendo huelga de hambre fuera del Palacio Legislativo del estado de  Sinaloa, México, para exigir la no despenalización del aborto, fue difundida en muchos medios de comunicación

El sacerdote Miguel Ángel Soto pasó más de 30 horas bebiendo sólo agua a manera de protesta para evitar que su estado se convirtiera en la séptima entidad del país en legalizar esta práctica; sin embargo, ni su voz ni la de miles de pro vidas que llegaron a solidarizarse con él, fueron escuchadas.

Te puede interesar: Nació a las 24 semanas y vivió. En Colombia sería hoy candidato al aborto


Y es que este martes 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, alrededor de las 17:00 horas, el Congreso de Sinaloa aprobó por 28 votos a favor, nueve abstenciones y dos en contra, la despenalización del aborto.

El responsable de esta iniciativa fue el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que además de la gubernatura de ese estado, a cargo de Rubén Rocha Moya, tiene 15 municipios de los 18 municipios y mayoría en el cabildo.

Explica el sacerdote Miguel Ángel Soto en entrevista para Desde la fe: “Morena tienen el carro completo, pero el PRI está con ellos. Ese PRI que siempre había sido pro vida, que siempre había sido aliado en el blindaje de la vida en las constituciones locales, lo perdimos. El PRI votó en bloque junto con Morena“.


-¿Un regalo para los colectivos feministas en el Día Internacional de la Mujer?

-Esa es la primera lectura. Pero en realidad todo estaba cantado. Bajo el pretexto de la inauguración de una exposición fotográfica, en el marco del Día Internacional de la Mujer, se tenía preparada ya una cena de lujo y un festival dentro de nuestro propio Congreso. No podían aplazar esta decisión por lo mismo de que ya tenían preparado el festejo.

El sacerdote, quien además es Secretario Ejecutivo de la Dimensión de Familia de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), explica que desde la semana pasada la presidenta de la Mesa Directiva del Senado de la República, Olga Sánchez Cordero, se habría comunicado con los legisladores locales. “Había una gran presión”, asegura.

El también párroco de la iglesia del Carmen en Culiacán reconoce que si bien la batalla estaba perdida desde antes, el hecho de que la votación haya sido 28 votos a favor y sólo dos en contra, es una “vergüenza”. “No la disimularon”.

Te puede interesar: Aborto en Colombia: ¿Cómo es un bebé con 24 semanas de gestación?

-¿Quién pierde?, ¿quién gana?

-Yo hice esa huelga de hambre, no por los legisladores, sino por los bebés en el vientre de la mamá, y por la cantidad de sinaloenses que son pro vida. Ayer fue una multitud de gente pro vida, de todos los municipios del estado, incluso, no católicos. Resurgió un movimiento pro vida muy interesante en Sinaloa, y vamos a seguir dando la lucha todos juntos. ¿Quién perdió? Pues las mujeres. Mi sentimiento en este momento es de solidaridad hacia ellas. El aborto es violencia para las mujeres en el vientre de su madre. Y además deja una ventanota abierta para los abusadores de mujeres. Definitivamente, aprobar el aborto es en perjuicio de la misma mujer.

El padre Miguel Ángel Soto asegura que con todo lo que estamos viviendo en el mundo: “pandemia, guerra, violencia y masacres, aumentar más muertes con el aborto, definitivamente no es la solución. Como Iglesia debemos impulsar proyectos de vida, que den esperanza a la gente tan necesitada”.

-¿Qué le provocó que muchos pro vida se le sumaran en su protesta?

-Fue una gran emoción. Fue un mar de gente la que se reunió; desafortunadamente las publicaciones de la prensa, de hoy miércoles 9 de marzo en Culiacán, hace notar lo sesgado de la información. Las fotos que hoy se publican son donde aparecen cinco o seis pro vidas en grupitos, aparte de donde estaba la multitud. No publicaron nada de las miles de personas, contra 10 o máximo 15 del grupo de colectivo de mujeres. La prensa no nos favoreció. Pero que quede claro: la mayoría de Sinaloa es pro vida y los otros son una extrema minoría que, por desgracia, son ahora los que hacen las leyes”. Adentro del Congreso ganó el colectivo de mujeres y su ideología, pero afuera del Congreso (con nuestra gente sinaloense) ganó la vida.

Considerando que hay varios legisladores que profesan la fe católica y que fijaron esta postura, la Iglesia en Culiacán ya prepara un documento oficial que manifieste su sentir.

Y es que la votación se prolongó desde las 11 de la mañana hasta las 5 de la tarde porque “ahora sí todos quisieron hablar, y la mayoría de los diputados que pasaban a la tribuna decían: ‘Defiendo la vida, pero en esta ocasión, acatando la disposición de la Suprema Corte de Justicia, voy a votar a favor del aborto’.

“Y estamos trabajando en ese documento”, concluye el P. Miguel Ángel Soto.

Te puede interesar: El aborto de Patricia