Esto es lo que hoy pide al Gobierno el sacerdote agredido

El padre Mateo Calvillo, quien fue objeto de una agresión por parte de un desconocido, asegura que la Iglesia desea apoyar al Gobierno, no ir en su contra.
El padre Mateo Calvillo fue agredido el pasado fin de semana por un desconocido. Foto: FB carlos.a.llanas
El padre Mateo Calvillo fue agredido el pasado fin de semana por un desconocido. Foto: FB carlos.a.llanas

Luego de la brutal agresión sufrida el pasado fin de semana por parte de un desconocido en Queréndaro (Michoacán), el padre Mateo Calvillo, de la Arquidiócesis de Morelia, señaló que ya había presentido el lamentable suceso.

Sin embargo -aclara ahora-, ese presentimiento no se trató de una corazonada o algo por el estilo, sino de la percepción de la violenta realidad que se vive en el país, y especialmente en su entidad: “Una situación de disolución social, un estado de indefensión y de desamparo. Eso es lo que venía yo percibiendo”.

Puedes leer: ‘Gallo’ y ‘Morita’, grandes compañeros de los rarámuris

Señaló que si bien el criminal es un ser humano, su crimen lo hace acreedor a una sanción, misma que la autoridad debe aplicar. “Pero aquí sucede -señala-, que los sicarios agreden, no hay quien nos defienda, y después no pasa nada”.

El padre Mateo Calvillo expresó que el Estado tiene la obligación de proteger a la sociedad, como lo manda la Constitución, pues una de sus razones de ser es mantener el orden social, protegiendo a los ciudadanos honestos. “¡Eso es un Estado de Derecho!”.

Señaló que si no se toman medidas urgentes para sanar un “cuerpo social que ya está muy herido”, la situación se va ir degradando cada vez más. En este sentido, el padre Mateo Calvillo pide al Gobierno lo siguiente:

  • Primero, abrir los ojos a problemas reales, ya que sólo así se puede comenzar a buscar soluciones.
  • Segundo, atender la voz de la sociedad, “puesto que estamos en un estado democrático, no autocrático; es el gobierno del pueblo, y debe atender los problemas del pueblo”.
  • Tercero, asumir las tareas que juró realizar, una de las cuales es proteger los derechos de los ciudadanos, con el fin de alcanzar la paz social.
  • Cuarto, convocar urgentemente al pueblo de México a iniciar una campaña de restauración social, en la que podamos participar todos.

El padre Mateo Calvillo externó que si ha levantado la voz, no es con el propósito de arremeter contra el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ni contra sus colaboradores, pues no es función de la Iglesia ponerse en contra de los gobernantes.

“Todo lo contrario, estamos para apoyar al Gobierno en la lucha contra la injusticia, la mentira y el mal. Pero es precisamente el gobierno el que debe encabezar el esfuerzo de todos, en un proceso conjunto para alcanzar la paz social”.

Compartir




Publicidad