Iglesia en México

¿Qué movimiento asiste a los divorciados vueltos a casar?

El Movimiento Familiar Cristiano acompaña a más de 3,500 familias de divorciados vueltos a casar.
Atención a divorciados vueltos a casar
Los divorciados vueltos a casar cuentan con ellos...

Para cumplir con su misión de promover valores humanos y cristianos en todas las familias, el Movimiento Familiar Cristiano (MFC) inició hace cinco años un nuevo modelo de acompañamiento para divorciados vueltos a casar, que lleva por nombre “Somos familia de Dios”.

Leer: La Iglesia en México atiende y acompaña a los divorciados vueltos a casar

Este programa comenzó hace cinco años, y fue diseñado considerando las particularidades de estas uniones, explicó Jesús Manuel Ramos, presidente del MFC junto con su esposa Blanca Sastré.

“Cada vez es más común la presencia de divorciados vueltos a casar en nuestras comunidades (…); por mucho tiempo hicimos como que esta realidad no existía, pero ha ido creciendo”.

El MFC agrupa a 55 mil familias de 84 diócesis en México, y aunque históricamente sólo aceptaban matrimonios sacramentados, desde hace algunos años reconocieron la necesidad de abrirse a otras realidades.

“Esas barreras no deben existir, pues cuando el Señor pensó en familias, no necesariamente estaba contemplando familias perfectas; todas tenemos heridas, algunas más que otras”.

“Somos familia de Dios” es un modelo de formación diseñado para atender las necesidades espirituales de estas parejas, y para ello se cuenta con dos libros de texto, con quince temas cada uno, estructurados con una metodología catequística, agrega Jesús Manuel Ramos.

“La vida de una pareja de divorciados vueltos a casar rebasa lo que vive un Matrimonio sacramentado, por las heridas que vienen arrastrando y las complicaciones de formar una nueva familia, como las familias extendidas, la relación con los familiares de mi ex, la relación entre hijos con orígenes distintos”.

Actualmente participan en este modelo más de tres mil 500 familias de 15 diócesis, y muchas otras están trabajando en su implementación para integrar a estas familias a la Iglesia.

“Es tiempo de derrumbar esas barreras, de abrir los brazos y de caminar en misericordia, y eso es lo que estamos buscando, que todos reconozcamos la realidad y evitemos discriminar”.

Puedes leer: Los divorciados vueltos a casar también pueden comulgar de esta manera