¿Qué motiva al Secretario de Estado de la Santa Sede a visitar México?

De acuerdo con Mons. Fermín Sosa Rodríguez, quien lo invitó, estas dos cosas habrían influido en el cardenal Parolin para aceptar venir a México.
Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede
Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede

El cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de la Santa Sede, visitará México del 17 al 21 de junio, con el objetivo de celebrar la ordenación episcopal del sacerdote yucateco, Mons. Fermín Sosa Rodríguez, quien ha sido nombrado por el Papa Francisco como nuncio apostólico en Papúa Nueva Guinea, Oceanía.

En entrevista para Desde la fe, Mons. Fermín Sosa habla de cómo fue informado del nombramiento -que lo convertirá en el primer nuncio mexicano nombrado tras el restablecimiento de las relaciones entre México y la Santa Sede en 1992–, y qué fue lo que motivó al “número dos de la Santa Sede” a aceptar la invitación para presidir esta celebración que se llevará a cabo el próximo sábado 19 en Izamal, Yucatán.

Te puede interesar: Un yucateco en las ‘grandes ligas’ de la diplomacia vaticana


Cabe recordar que cuando el Sumo Pontífice nombra a un nuncio apostólico, la ordenación episcopal la realiza el propio Papa, el Secretario de Estado o un alto funcionario del Vaticano; en esta ocasión, será el cardenal Pietro Parolin quien presida la ordenación.

La llamada del Secretario de Estado

Para Mons. Fermín Sosa, narra: “en primer lugar fue una sorpresa esta designación, pues aunque algunas personas podrían pensar que por tener muchos años en el servicio diplomático de la Santa Sede, era algo esperado, no es así; no todos llegan a ser nuncios apostólicos“, aclara.

Cuando recibió la noticia de que el Papa Francisco lo había nombrado nuncio apostólico, Mons. Fermín Sosa experimentó una serie de sentimientos –dice– muy diferentes a los que ha tenido durante los últimos 18 años, que lo han llevado a trabajar, además de Papúa Nueva Guinea –país al que ahora regresará como nuncio apostólico– en Burkina Faso, Canadá, Estados Unidos y Serbia.

Cuenta que fue el propio cardenal Pietro Parolin quien le dio personalmente la noticia: “El Secretario de Estado no te habla por cualquier cosa, por eso ya me sospechaba algo. Me dijo: ‘Me imagino que ya intuyes para qué te llamo’. Me preguntó, y después me informó del país al que me había enviado el Papa. Posteriormente, me preguntó si aceptaba”.

“Desde que soy sacerdote he puesto mi voluntad en manos de Dios, y acepto con mucho gusto. Me siento muy honrado de que el Santo Padre me haya considerado”, fue la respuesta del sacerdote mexicano.

Te puede interesar: El cardenal Pietro Parolin se reunirá con el presidente López Obrador

Tras la noticia, Mons. Fermín Sosa tenía la inquietud de invitar al Secretario de Estado a presidir su ordenación como obispo, pero también tenía miedo de recibir una respuesta negativa; así que no lo hizo durante la llamada telefónica. Fue poco tiempo después, en una entrevista personal con el cardenal Parolin, cuando se animó a extenderle la invitación.

El cardenal Parolin ya lo conocía de tiempo atrás, cuando Mons. Fermín estaba por terminar sus estudios en la Pontificia Academia Eclesiástica, donde era el único mexicano. El cardenal italiano había trabajado en México durante tres años, de 1989 a 1992, previo al restablecimiento de las relaciones diplomáticas con la Santa Sede, e inmediatamente lo identificó entre los estudiantes, y comenzó así una relación de mutua estima.

La respuesta del Secretario de Estado a la invitación fue: “Podría ser. Ahora te digo que sí, pero haz un ‘Plan B’ porque uno nunca sabe lo que puede pasar. Estamos a dos o tres meses de distancia”.

Antes de mandar a hacer las invitaciones para su ordenación episcopal, Mons. Fermín volvió a llamarlo para confirmar su asistencia: “Con mucho gusto –le dijo– pero sigue teniendo el ‘Plan B’, porque muchas cosas pueden pasar. Estamos en otro continente”.

El amor del Cardenal Parolin a México

Hoy, la visita del cardenal Parolin es un hecho, y Mons. Fermín Sosa lo agradece, por las implicaciones que esto tiene. “Es una satisfacción personal que pueda venir a México, porque lo estimo mucho, y siento que él también me estima”.

Sin embargo –considera– además de la estima personal, hay una gran estima hacia México y a la Virgen de Guadalupe: “Él ama México. Cada vez que hablábamos sobre México, él se expresaba con muchos elogios a nuestro país. Tiene muy bonitos recuerdos de México. Estoy seguro que eso influyó para que pudiese venir ahora”.

Cabe mencionar que el 20 de junio, un día después de la ordenación episcopal en Yucatán, el cardenal Pietro Parolin celebrará la Santa Misa en la Basílica de Guadalupe, a las 12:00 horas, junto con el cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México.

Comentarios