Iglesia en México

Obispos de México piden formar frente común contra el aborto

Los obispos exhortaron a los católicos a comprometerse con la defensa de la vida.

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) hizo un llamado a todas las organizaciones y movimientos comprometidos con la defensa de la vida a trabajar unidos contra el aborto, para hacer frente a las “manifestaciones de violencia y muerte” que se perciben actualmente en el país.

“La realidad socio-política en la que nos encontramos es compleja y deja ver claroscuros. Por un lado, signos de esperanza y de vida; por otro, manifestaciones de violencia y muerte que cambian la percepción que tenemos sobre nosotros mismos, sobre nuestras relaciones interpersonales y nuestro entorno”, advirtieron en comunicado.

En el marco de la Solemnidad de la Anunciación del Señor y del Día del niño por nacer, los obispos exhortaron a los católicos a comprometerse de forma decidida y eficaz en este tema.

Leer: ¿Quién puede perdonar el pecado del aborto?

“Que se establezca un camino común donde organizaciones, grupos, movimientos y todos aquellos que quieran ser anunciadores de vida, sean una sola voz, remen en la misma dirección, teniendo como objetivo la promoción, el cuidado y la defensa de la vida humana desde el momento de la concepción hasta su muerte
natural”.
“Hoy más que nunca, nuestro México lo necesita y «Dios nos está llamando a generar esperanza, a fortalecer y reconstruir una vida humana más plena para todos sus hijos»”.

La CEM refrendó su compromiso con la defensa de la vida humana desde la concepción.

“México le dice ¡sí a la vida! Anunciemos sin temor el Evangelio de la vida que nos lleva a todos, no solo a los creyentes, a defender, cuidar y proteger a toda vida humana”.

Te puede interesar: Mitos de la despenalización del aborto y la mortalidad materna

“Como Obispos y pastores de la Iglesia en México, somos conscientes del valor de la vida humana, de toda vida humana”, agrega el documento firmado por los obispos Rogelio Cabrera y Alfonso Miranda, presidente y secretario general del Episcopado Mexicano, respectivamente.