Escuela de Economía de Francisco inicia curso en México para jóvenes católicos latinoamericanos

Leer más

“Nos secuestran y nos roban, pero no perdemos las ganas de luchar”

Un grupo de migrantes acogidos por una parroquia de la Ciudad de México cuenta el drama que viven en su paso por el país

10 febrero, 2023
“Nos secuestran y nos roban, pero no perdemos las ganas de luchar”
Migrantes con Mons Francisco Javier Acero. Foto: María Langarica
Creatividad de Publicidad

Entre testimonios, anécdotas y sentimientos a flor de piel, se vivió la visita pastoral de monseñor Francisco Javier Acero a la Parroquia de la Santa Cruz y Soledad, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, donde el obispo auxiliar de México se reunió con un grupo de migrantes que reciben el apoyo del sacerdote Benito Torres y diversas fundaciones.

Durante la reunión, los hermanos migrantes abrieron su corazón ante el obispo y, entre lágrimas, algunos contaron la travesía que han sufrido en busca de una vida mejor y más digna, para ellos y para sus hijos. Le explicaron al obispo Acero que, dada su vulnerabilidad, suelen ser presa fácil de la trata de personas. Además que llegan a caminar más de cinco horas, sin probar alimento, durante varios días. Sin importar edad, los migrantes se enfrentan a los mismos problemas, caminan las mismas jornadas. Y es que el ser migrante, no distingue si eres joven, niño, adulto mayor; si vas solo o acompañado, pues hay familias completas que se aventuran a perseguir un mejor futuro.

Te puede interesar: El Santo de los migrantes

“Nos secuestran”, dijo al obispo un joven migrante que venía con un grupo de personas y que había sufrido abusos de poder. Narró que hay gente que se ofrece a ayudarlos, pero terminan secuestrándolos, y después tienen que pagar por su liberad.

“Nos robaron todo”, relató un matrimonio a monseñor Acero. Y es que una persona que se presentó con la intención de ayudarlos, terminó robándoles todas sus pertenencias, “pero no las ganas de seguir luchando”. Él sigue buscando trabajo, aunque su situación legal lo complica, ya que no tiene papeles para ser contratado.



Estos fueron algunos testimonios de los migrantes, procedentes de Honduras, Venezuela, Nicaragua y Ecuador. Aunque para quienes los atienden en la Parroquia de la Santa Cruz y Soledad, no importa de donde vienen, si no a donde llegaron, a puerto seguro, con la gracia de Dios.
Monseñor Francisco Javier Acero les recordó a los migrantes que “ahora están en territorio mexicano, territorio guadalupano”, y aunque se encuentra bajo el manto y cuidado de la Morenita del Tepeyac, es lamentable que hayan pasado por muchas situaciones que nadie debería vivir.
“Todos somos migrantes, pues todos somos peregrinos en este mundo, y todos pasamos por este mundo y debemos dejar una huella de amor”, les dijo monseñor Javier Acero.
Les pidió nunca dejar de soñar, y ponerle amor a los sueños, “pero eso no debe quitarnos los pies de la tierra, pues este sueño se encuentra limitado por un factor externo, ese factor son las leyes internacionales, leyes que implican orden entre países”.

Te puede interesar: 4 reflexiones del Papa Francisco sobre el drama de los migrantes

También les pidió no dejar que les aplasten su dignidad, “pues todos tenemos derecho de vivir, de comer, de educarnos”; los exhortó a no ser indiferentes ante las situaciones de otros hermanos y no abusar de la vulnerabilidad de los más necesitados.
Monseñor Acero apuntó que si bien hay personas malas en el camino, eso no quiere decir que todos sean así, “existe ese rayo de luz que se representa como el padre Benito, como la fundación ‘Saciando al pobre’, que cuentan con todo tipo de ayuda, desde legal hasta servicios médicos.

De igual manera les dijo que es válido llorar ante cualquier adversidad, pero sobre todo, contar lo que les está sucediendo, para que los demás se den cuenta qué es lo que está pasando, cómo se sienten, “porque el que calla suele caer en depresión, ver luz donde no la hay, y caer en manos incorrectas”.
Finalmente, el Obispo Auxiliar de México les recordó que en los pequeños detalles y en las personas más humildes, ahí está Jesús: “tomemos esas palabras y ayudemos a nuestros hermanos”.





Autor

Lic. Ciencias de la Comunicación. Coordinadora de fotografía y video del área de Comunicación de la Arquidiócesis Primada de México. 

Tik Tok

Tik Tok
Tik Tok

NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal